El Gobierno de la RPDC llama a abrir una coyuntura de viraje del desarrollo de las relaciones Norte-Sur

Con motivo del 15º aniversario de la Cumbre Norte-Sur celebrada por primera vez en la historia de la división nacional y de la publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio, el gobierno de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 15 una declaración.

La nota señala que el Dirigente Kim Jong Il preparó la Cumbre Norte-Sur en Pyongyang, en acato al noble propósito del Presidente Kim Il Sung quien dedicó toda la vida por la reunificación de la patria, y aprobó y publicó la Declaración Conjunta del 15 de Junio, lo cual fue un acontecimiento histórico que trajo el cambio trascendental en la mejora de las relaciones entre ambas partes coreanas y en el cumplimiento de la causa de reunificación de la patria.

La publicación de la Declaración Conjunta del 15 de Junio permitió a ambas partes coreanas acoger una nueva era para eliminar la desconfianza y confrontación perduradas durante más de medio siglo y dirigirse a la reconciliación, la unidad y la reunificación con las fuerzas unidas nacionales, subraya y continúa:

Si las relaciones íntercoreanas hubieran marchado ininterrumpidamente de acuerdo con la Declaración Conjunta del 15 de Junio, se habrían alcanzado relevantes cambios y éxitos en la solución del problema de reunificación, anhelo nacional.

Pero, debido a las maniobras de la banda conservadora surcoreana de Lee Myung Bak, que negó totalmente las declaraciones conjuntas Norte-Sur, las relaciones íntercoreanas retrocedieron a la era de confrontación del pasado y se encuentran hoy en el dilema sin salida.

Con la voluntad de salvar las relaciones íntercoreanas en la grave crisis y abrir la coyuntura de viraje de reconciliación y unidad nacionales, el gobierno de la RPDC aclara bajo la autorización las siguientes posiciones:

1. Deben tener la firme posición de resolver el problema de las relaciones Norte-Sur y la reunificación del país de manera independiente con las fuerzas unidas nacionales.

Esto es el espíritu fundamental de la Declaración Conjunta del 15 de Junio.

Ambas partes coreanas deben resolver con el fuerte espíritu nacional y conforme a los intereses y la aspiración de la nación todos los problemas que se presentan en la mejora de las relaciones íntercoreanas y en la solución del problema de reunificación.

Las autoridades surcoreanas no deben recurrir a la “cooperación internacional”, que entrega a las fuerzas extranjeras el problema nacional y daña a la parte connacional bajo el amparo de las fuerzas foráneas, sino resolver el problema de las relaciones íntercoreanas y la reunificación bajo el ideal de “Entre nosotros, los connacionales”.

2. No deben perseguir la “unificación mediante la fusión de regímenes” que causa la desconfianza y enfrentamiento entre ambas partes coreanas.

Dado que en el Norte y el Sur de Corea existen diferentes ideas y regímenes durante 70 años, la unificación según el único sistema no traerá nada más que la confrontación y la guerra.

En la Declaración Conjunta del 15 de Junio, ambas partes coreanas ya habían acordado hacer esfuerzos por la reunificación reconociendo que revisten la característica común el proyecto de la parte Norte sobre el sistema federal en etapa baja y la propuesta de la parte Sur sobre el sistema confederal.

Las autoridades surcoreanas deben conocer claramente que el remedio más racional y realista para la reunificación es lograr la coexistencia y coprosperidad de ambas partes coreanas por encima de las diferencias de las ideologías y regímenes.

3. Deben parar los ejercicios de guerra anti-RPDC en confabulación con EE.UU.

Al desarrollar incesantemente los simulacros conjuntos Key Resolve, Foal Eagle y otros ejercicios bélicos anti-RPDC en contubernio con EE.UU., las autoridades surcoreanas congelaron el fervor de la nación por la reunificación y perdieron buenas oportunidades para la mejora de las relaciones íntercoreanas.

Mientras continúen tales provocaciones y amenaza militares, no se mejorarán nunca los vínculos Norte-Sur ni se liberará la Península Coreana del peligro de la guerra nuclear.

Las autoridades surcoreanas no deben entregar la vida y la seguridad de la nación a los invasores actuando como brigada de choque para el cumplimiento de la estrategia hegemónica de EE.UU. sobre la región de Asia-Pacífico.

No tienen la necesidad de sentir la inquietud por el disuasivo de autodefensa nacional de la parte connacional que sirve para defender la dignidad y estabilidad nacionales y la paz de la nación y no deben calumniarlo nunca más.

Deben dejar todos los ejercicios militares de carácter agresivo junto con EE.UU. y dirigirse a defender la paz y la estabilidad de la Península Coreana con las fuerzas unidas nacionales.

4. Deben preparar el ambiente favorable a la mejora de las relaciones íntercoreanas.

La calumnia es un veneno que fomenta la desconfianza y la cólera a la parte connacional y puede extenderse al choque físico y a la guerra.

Las autoridades surcoreanas deben parar todas las provocaciones que insultan y denigran a la RPDC, sin decir de boca la “confianza” y la “mejora de las relaciones bilaterales”.

Deben cancelar con audacia los aparatos jurídicos e institucionales que impiden los contactos, las visitas, el intercambio y la cooperación entre ambas partes y crear el ambiente favorable a la mejora de las relaciones íntercoreanas

5. Deben tomar las medidas prácticas para ejecutar las históricas declaraciones conjuntas Norte-Sur.

La Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre son acuerdos preciosos preparados en la Cumbre Norte-Sur para el desarrollo de las relaciones íntercoreanas y la coprosperidad nacional y son promesas de las autoridades Norte-Sur dadas ante la nación.

Si se niegan las declaraciones conjuntas Norte-Sur y se suspende su ejecución por el cambio del “poder”, no se resolverá ningún problema en las relaciones íntercoreanas.

Las autoridades surcoreanas no deben decir sólo con palabra que respetan la Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Junio sino mostrar su voluntad con las acciones prácticas.

Deben tener presente que ellas mismas están en el dilema de mejorar las relaciones íntercoreanas o enfrentarse con la RPDC y sufrir el fin trágico como sus antecesores.

Es invariable nuestra posición de lograr el gran cambio en las relaciones Norte-Sur y abrir el ancho camino para la reunificación independiente.

KCNA

Esta entrada fue publicada en KCNA, KHED DPRK RPDC, Kim Il Sung, Kim Jong Il, Pyongyang, Sur de Corea, USA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s