El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los niños del Hospicio y Orfanato de Pyongyang crecen felizmente en el regazo del Mariscal Kim Jong Un.

KCNA