Importante declaración de la Comandancia Suprema del Ejército Popular de Corea

La Comandancia Suprema del Ejército Popular de Corea hizo pública el día 23 la siguiente declaración crucial:

    Tan pasmados ante el pleno éxito en la prueba de la primera bomba H y el lanzamiento de satélite de observación de la Tierra Kwangmyongsong-4 de la Corea del Juche, el imperio norteamericano y los títeres surcoreanos hacen esfuerzos desesperados en estos últimos días.

    Al no poder doblegar la voluntad de la RPDC con la adopción de la histérica resolución de “sanción” que se orquesta en la ONU, el frenético aplastamiento militar en que se movilizan los artefactos nucleares y las otras “opciones” sin precedentes contra la RPDC, ellos recurren a la última jugada para realizar el “derrumbe del régimen” mediante la “operación de descabezamiento” apuntando a la Dirección Suprema de la RPDC.

    Ya se ancló en el Puerto de Pusan el submarino de propulsión nuclear de tropas norteamericanas North Carolina, que se movilizará en esa operación, y se desplegaron en la base aérea de tropas yanquis en Osan los bombarderos de combate Stealth F-22A. Y se introducen sucesivamente en el suelo surcoreano los efectivos de operación especial de tropas agresoras norteamericanas.

    Ya están emplazados en el terreno los efectivos para la operación especial inclusive el primer cuerpo bélico especial y el 75º regimiento de comando de las fuerzas terrestres de tropas norteamericanas, el regimiento de comando de infantería de marina, el 720º cuerpo de táctica especial de fuerzas aéreas norteamericanas y el equipo Seal del cuerpo especial de las fuerzas navales norteamericanas. Sus misiones operacionales son atacar en el tiempo de guerra a los importantes objetos estratégicos incluyendo la Dirección Suprema y las bases de armas nucleares y cohetes estratégicos de la RPDC.

    Por primera vez, casi todas las fuerzas armadas de operación especial de las fuerzas terrestres, navales, de infanterías de marina y aéreas de las tropas agresoras del imperialismo norteamericano, que en el pasado ganaron mala fama en las guerras de agresión al ultramar, y las otras agresivas movilizadas en el “ataque a modo de pinzas”, se aglomeran simultáneamente en el Sur de Corea.

    EE.UU. y los títeres surcoreanos hablan sin titubeo de que durante el tiempo de los ejercicios conjuntos militares “Key Resolve” y “Foal Eagle 16” a desarrollarse en seguida revisarán la realidad de la “operación combinada de descabezamiento”, artículo principal de la “OPLAN 5015” nuevamente inventada, y de la “operación de eliminación” de las armas nucleares y de cohetes estratégicos de la RPDC.

    La “operación de descabezamiento” de que hablan los enemigos, consiste en “eliminar” de antemano al “ordenador” para impedir el “uso” de las armas nucleares y cohetes estratégicos.

    Insatisfechos con la introducción imprudente de los equipos mortíferos de guerra nuclear de EE.UU. para aplastar a los compatriotas, los títeres surcoreanos toman parte en la “operación de descabezamiento”. He aquí la gravedad del caso.

    La diabólica “operación de descabezamiento” y las maniobras encaminadas al “derrumbe del régimen” constituyen el clímax de la hostilidad a la RPDC.

    Nuestro ejército y pueblo aprecian más que su vida la Dirección Suprema de la Revolución.

    Castigan inmediata y despiadadamente a todos los que atenten aun en lo mínimo nuestra prestigiosa Dirección Suprema.

    Con respecto a que la situación llega a la grave fase que no se puede pasar por alto, la Comandancia Suprema del Ejército Popular de Corea declara la siguiente posición de principios reflejando la voluntad de venganza de todos los militares y civiles coreanos enfurecidos:

    Desde este momento, todos los fuertes medios de ataque estratégicos y tácticos de nuestras fuerzas armadas revolucionarias entrarán en el cumplimiento de justas operaciones preventivas destinadas a eliminar completamente con anticipación los efectivos y armamentos de operaciones especiales de los enemigos que se incorporarán a la “operación de descabezamiento” y al “ataque a manera de pinzas”, en el caso de que éstos muestren una mínima acción militar.

    El primer blanco será Chongwadae, nido de complots fratricidas, y los órganos de gobernación reaccionaria.

    Ya perdió la calidad de vivir en el territorio coreano la banda traidora Park Geun-hye, que calumnia con virulencia nuestro disuasivo nuclear, patrimonio común de la nación, y nuestros éxitos de desarrollo espacial, e introduce sin razón ni fundamento los armamentos nucleares mortíferos de su amo norteamericano que acarrearán los desastres nucleares a los connacionales.

    Debe pagar el precio más trágico por sus tremendos crímenes tendentes a ocultar el Sol del cielo y eliminar el terreno de vida de la nación.

    Si los enemigos siguen recurriendo a las estúpidas acciones militares sin tener en consideración nuestra advertencia importante, entraremos en la segunda operación de ataque para eliminar completamente la fuente de enfrentamiento.

    El segundo blanco de ataque será las bases militares de las tropas norteamericanas estacionadas en la región de Asia-Pacífico y el territorio estadounidense.

    El ataque a nuestro estilo, preparado siglo tras siglo para hacer el combate final con el imperialismo norteamericano será la guerra de venganza inimaginable y convertirá en las cenizas todos los nidos de mal para que no se resurjan nunca más en nuestro planeta.

    Los enemigos deben tener presente que disponemos de todos los medios de ataque sofisticados no vistos y capaces de atacar a nuestras ganas el territorio estadounidense en cualquier momento y en cualquier punto.

    No sentimos la necesidad de ocultar nuestra capacidad militar consolidada más de medio siglo para hacer el combate decisivo con el imperio americano gangsteril.

    EE.UU. debe recibir nuestro golpe y eliminarse por nuestro fuego.

    Este es el destino fatal de EE.UU. que se enfrenta con nosotros.

    Los nidos de agresión ya están a nuestro alcance de tiro y ya hemos apretado el percusor de venganza.

    EE.UU. y los títeres surcoreanos deben hacer la última opción de aceptar nuestro castigo implacable o pedir perdón y reparar la situación, aunque sea tarde.

    Será absurda y estúpida la intención de bajar el Sol del cielo.

    Nuestros militares y civiles, que forman una fortaleza inexpugnable en defensa de la Dirección Suprema de la Revolución, frustrarán despiadadamente todas las provocaciones de las fuerzas hostiles y marcharán con más vigor hacia la victoria final de la potencia Paektusan.

KCNA

Esta entrada fue publicada en EPC, Juche, KCNA, KHED DPRK RPDC, Kwangmyongsong, Songun, USA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s