El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El crimen de gran tamaño de la horda traidora de Park Geun-hye que perpetró el cruel “entrenamiento de golpe preciso” destinado a destruir la oficina del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea, Suprema Dirección de la Revolución Coreana a instigación de los imperialistas yanquis, hace centuplicar a todos los militares del Ejército de Seguridad Interior del Pueblo de Corea (ESIPC) la voluntad de aniquilar a los enemigos.

     Ellos están imbuidos de la decisión de venganza de exterminar a la pandilla de traidores, enemigos de la justicia y la paz, poniendo en pleno manifiesto el poderío inagotable de las fuerzas armadas revolucionarias del monte Paektu.

KCNA