“¡Servir al pueblo!”, lema del Partido del Trabajo de Corea

Un llamamiento a todos los miembros del Partido: ¡Sirvámosle al gran pueblo con total entrega!- pronunció el compañero Kim Jong Un al concluir el discurso en la parada militar y el desfile de los ciudadanos de Pyongyang en conmemoración del aniversario 70 de la fundación del Partido del Trabajo de Corea el 10 de octubre de 2015. Así reafirmó su voluntad de desarrollar al PTC como partido madre que sirve siempre al pueblo.

Al mirar retrospectivamente, desde el primer día de su fundación el Partido del Trabajo de Corea ha considerado servir a la población como primera razón de su existencia, y desde hace mucho tiempo ha sido respetado por ella con ese nombre honorífico.

Fue el primero de enero de 1990 cuando el Dirigente Kim Jong Il sugirió a los funcionarios acompañantes: Con vistas a impulsar la revolución y su construcción registrando un nuevo viraje en la labor del Partido, a nuestros funcionarios, los dirigentes de la revolución, les incumbe tener el punto de vista revolucionario hacia las masas; se puede decir que solo uno que sirve fielmente al pueblo y goza de su apoyo y afecto es un auténtico trabajador partidista de tipo Juche; y el lema de nuestros funcionarios partidistas debe ser “¡Servir al pueblo!”.

Esta consigna no solamente refleja el credo del Dirigente tal como era, sino incluso era su firme juramento que afirmó ante el pueblo en medio de brusco cambio de la situación mundial.

Él solía decir que si se enorgullecía de nuestro pueblo era porque cada vez que sufría severas pruebas avanzaba por el camino de la revolución confiando únicamente en el Partido y el Líder y defendiendo a este a todo trance, y que no había en el mundo un pueblo mejor como el nuestro. Al referirse a la suerte de contar con un excelente pueblo, dijo que toda su vida se resumía en esta palabra.

Fue en el año 2009 cuando se alcanzaban maravillas en Corea. En una ocasión
Kim Jong Il expresó: En estos días tengo solo sueños gratos, se me ocurre que el pueblo disfrutara de una vida dichosa tal como deseó el Presidente Kim Il Sung en vida, y siguen apareciendo los indicios de prosperidad y favorables. Y agregó: Espero ansiosamente el momento de informar con orgullo al Líder de que el pueblo haya entrado en la puerta de un Estado poderoso y próspero.

Siempre pensaba en cómo asegurarle, cuanto antes, una vida feliz a los habitantes, mientras continuó sin tregua intensos viajes por las unidades militares, fábricas, campos y zonas costeras en beneficio de ellos. Al ver al Dirigente vestido de una ropa de campaña empapada de sudor en medio del calor asfixiante durante sus jornadas de trabajo, se dejaron muy conmovidos los que se encontraban con él en el camino. Le desearon que descansara aunque fuera algún tiempo, cuando él les dijo: Estoy agradecido por la atención que me prestan los militares y los pobladores, pero no merece tanto el que derramo sudores por su bienestar; jamás pienso que esto es una penuria, y cuando trabajo con abnegación en beneficio de mis íntimos soldados y mejor pueblo, siento mayor sosiego y me alegro más que llevar una vida lujosa durante cien días.

Hoy continúan, tal como eran, su amor y sentimiento hacia el pueblo por el Mariscal
Kim Jong Un.

En la conclusión pronunciada en la reunión ampliada de la sesión conjunta del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea y el Comité del PTC en el Ejército Popular de Corea, efectuada en febrero pasado, el Mariscal afirmó: El nuestro es el partido que lucha por hacer realidad el sueño y el ideal del pueblo ateniéndose rigurosamente al principio de conceder preferencia a las masas populares, y una poderosa fuerza orientadora que se dedica a anticipar la victoria final de la revolución del Juche. Recordó la historia del PTC que durante decenas de años se esforzó para salvaguardar el destino del pueblo y asegurarle una felicidad y logró victorias tras victorias, sin caer en el mínimo error ni pasar por vicisitudes y contratiempos. Exhortó vehementemente a los reunidos diciendo que todos deben avanzar vigorosamente desplegando una ofensiva general para conseguir los laureles que se dedicarían al pueblo con motivo del VII Congreso del PTC.

Por enaltecer, generación tras generación, a los eminentes hombres que aprecian al pueblo y lo consideran como maestro, el Partido del Trabajo de Corea será siempre fiel a su misión como partido madre.

Naenara

Esta entrada fue publicada en Juche, KHED DPRK RPDC, Kim Il Sung, Kim Jong Il, Kim Jong Un, Naenara, PTC. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s