El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il, invictos comandantes de acero, defendieron honrosamente la libertad e independencia de la patria, la dignidad del país y la seguridad del pueblo tras rechazar la invasión armada y la campaña de aplastamiento de los imperialistas contra República Popular Democrática de Corea. Durante todo el período de su dirección sobre la revolución y la construcción materializó invariablemente los principios de dar importancia a las fuerzas armadas y prioridad a los asuntos militares y la línea militar de autodefensa, de manera que desarrollaron el Ejército Popular de Corea como fuerte ejército revolucionario del líder y partido dispuesto a pelear uno contra cien enemigos y asentaron el firme fundamento de la capacidad de autodefensa nacional.

    El EPC, que ha recorrido por la única senda de la victoria y gloria bajo la orientación de los grandes Generalísimos, ostenta a todo el mundo el poderío del invicto ejército revolucionario del monte Paektu capaz de rechazar de un golpe a cualesquier enemigos potentes, gracias a tener como Comandante Supremo al Mariscal Kim Jong Un, otro General Insigne del monte Paektu.

KCNA