Por su urgencia, justedad y realidad, las conversaciones entre las autoridades militares del Norte y el Sur de Corea, propuestas en el VIIº Congreso del Partido del Trabajo de Corea como una mejor medida real para aliviar la tensión militar y preservar la paz en la Península Coreana, provocan ahora el unánime apoyo y aprobación no sólo de todos los coreanos en el Norte, el Sur y en ultramar, sino también de los pueblos del mundo amantes de la paz.

    Son inmutables la voluntad y la decisión de nuestro ejército de frustrar el desafío de los divisionistas de toda clase del interior y exterior y preservar la paz duradera y seguridad en la Península Coreana en pleno acato al noble propósito del Partido del Trabajo de Corea de solucionar a través del diálogo y las negociaciones todos los problemas incluyendo las medidas reales para prevenir la tensión militar y el peligro de conflicto en la Línea de Demarcación Militar y la zona candente del Mar Oeste.

    El Ministerio de las Fuerzas Armadas Populares del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea envió el día 21 a las autoridades militares del Sur de Corea un aviso que señala como sigue:

    Hoy día, aliviar la tensión militar en la Península Coreana y prevenir de antemano la provocación de segunda guerra coreana, devienen el problema apremiante relacionado directamente con la existencia o ruina de la nación.

    Sentimos la necesidad de que las autoridades militares de ambas partes se sienten cara a cara para discutir con sinceridad los problemas pendientes relativos a los posibles conflictos militares y acordar y ejecutar las medidas institucionales y jurídicas apremiantes para tomar las medidas reales para preparar la confianza militar.

    Proponemos sostener en cualquier fecha cómoda a fines de mayo o a principios de junio que viene y en cualquier lugar conveniente el contacto de trabajo para abrir las conversaciones entre las autoridades militares de ambas partes coreanas a fin de alejar la tensión militar en la Península Coreana y crear el ambiente de confianza militar entre ambas partes.

    Todos los coreanos del Norte, el Sur y en el ultramar observarán en serio si las autoridades surcoreanas desean de veras la paz de la Península Coreana y la seguridad de la nación.

KCNA