Mensaje abierto a los EE.UU. de los partidos políticos y entidades de la RPDC

Los participantes en la conferencia conjunta del gobierno, los partidos políticos y las entidades de la República Popular Democrática de Corea enviaron el día 10 un mensaje abierto a los Estados Unidos de América, que señala en particular:

    Lograr la eterna prosperidad nacional y construir la patria próspera reunificada en el mundo pacífico es la aspiración invariable y la demanda del pueblo coreano.

    La línea y las orientaciones de la reunificación de la patria, presentadas nuevamente en el reciente VIIº Congreso del Partido del Trabajo de Corea, es la declaración histórica que tiene gran significación en la solución del problema de la Península Coreana y el aseguramiento de la paz del mundo.

    Todos los hombres quienes tienen el correcto pensamiento y juicio simpatizarán con la posición de la RPDC de solucionar el problema de reunificación del país con las propias fuerzas unidas conforme a la voluntad y la demanda de la nación coreana y reconocerán su justeza.

    Pero, en vez de aceptar nuestra demanda justa, EE.UU. impide obstinadamente la corriente de la historia hacia la paz y la reunificación con la insistencia injusta y la acción belicosa e introduce hasta las fuerzas seguidoras.

    En relación con la situación creada la conferencia conjunta del gobierno, los partidos políticos y las entidades de la RPDC, convocada el 9 de junio decidió enviar a EE.UU. un mensaje abierto con nuestra posición de principios siguientes:

    1. EE.UU. debe tomar la decisión de abandonar su política hostil contra la RPDC que no debe ser practicada por más tiempo.

    Esta política, que se perdura desde la fundación de la RPDC hasta la fecha, constituye un desafío brutal a la aspiración, el anhelo y la causa justa del pueblo coreano para defender su idea y régimen y salvaguardar su soberanía y su derecho a la existencia.

    Aunque sea tarde, EE.UU. debe hacer un juicio racional para sí mismo y tomar una decisión política de erradicar la política hostil a la RPDC, incorrecta desde el principio y que puede causar las consecuencias gravísimas.

    Tomar el nuevo pensamiento y nueva práctica liberándose de la anacrónica política hostil a la RPDC que oprimió durante largo tiempo el pensamiento y práctica de EE.UU., será la más el más sabido procedimiento que puede hacer sólo EE.UU. y es, digno de recibir aplausos.

    2. EE.UU. debe cesar ahora mismo las tentativas de aumento armamentista en el Sur de Corea y los ejercicios de guerra anti-RPDC, que originan la tensión de la situación, y entrar en nueva trayectoria para garantizar la paz y la seguridad verdaderas de la Península Coreana.

    No es EE.UU. sino la RPDC el que salió victorioso en lo político, militar, espiritual y moral en la confrontación histórica de siglo en siglo.

    El imperio norteamericano, que ha esperado con ansiedad el “derrumbe” de la RPDC concentrando toda la fuerza en el aislamiento, bloqueo, aplastamiento militar y provocación de guerra contra ésta, podría entender hoy día cuán absurdo e ignorante es él mismo.

    El mismo EE.UU. tiene que presentar el método de solución a la contraparte, poseedora de armas nucleares.

    Sería mejor que recuerde la lección de la historia reflejada en las palabras de un comandante norteamericano derrotado: la guerra coreana fue la cometida en un lugar inapropiado y en un tiempo inadecuado contra el rival equivocado, y que acepte de buena corazón la justa iniciativa y propuesta pacifistas de la RPDC antes de perder la oportunidad.

    3. EE.UU. no debe intervenir en los asuntos internos de la nación coreana a fin de incitar la confrontación y poner obstáculos ante la reunificación independiente de Corea.

    El perturbador principal de la reunificación de Corea es EE.UU. que interviene en los asuntos internos de la nación para instigar la hostilidad y confrontación y agravar la tensión entre el Norte y el Sur de Corea.

    La norma y la pauta para resolver el destino de la nación coreana y la reunificación de la patria devienen el anhelo, aspiración y demanda de la misma nación coreana y EE.UU. no tiene ninguna relación ni derecho a meterse allí.

    EE.UU. debe dar una respuesta clara a esta pregunta seria de la nación coreana: ¿se impulsará con vergüenza tras ser castigado rotundamente ante todo el mundo? o ¿se retirará por sí mismo dejando de inmiscuirse en los asuntos coreanos, siendo “caballero americano”?

    El imperio no debe frenar más la corriente de la historia nacional hacia la independencia, paz, reconciliación, unidad, reunificación y prosperidad y dejar de meter cizañas entre los connacionales y promover la confrontación instigando a un puñado de lacayos proyanquis.

    No es una palabra vana nuestra advertencia a EE.UU.

    Lo comprobarán la historia y el tiempo.

    Aprovechando esta oportunidad expresamos la esperanza de que las personalidades de diversos estratos y habitantes concientes y juiciosos de EE.UU. respondan al llamamiento de la RPDC de carácter imparcial, pacifista y sincero.

KCNA

Esta entrada fue publicada en EPC, Juche, KCNA, KHED DPRK RPDC, PTC, Pyongyang. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mensaje abierto a los EE.UU. de los partidos políticos y entidades de la RPDC

  1. Mario Muñoz Mendoza dijo:

    Muy de acuerdo; EE.UU, debe cesar su política agresionista contra la RPDC, la solución a los problemas debe surgir de los propios Coreanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s