El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La convicción revolucionaria del indoblegable combatiente revolucionario, Kim Hyong Jik, está grabada en el corazón de todos los militares y habitantes coreanos que la comparan con el pino verde en el monte Nam que no pierde nunca su verdor.

KCNA