La huelga obrera, que se extiende ahora en el suelo surcoreano, es la justa lucha por defender el derecho a la supervivencia.

    Así dijo a la ACNC Kim Chol Min, jefe de sección del Comité Central de la Federación General de los Sindicatos de Corea.

    Expresamos el apoyo total a los obreros surcoreanos que se movilizaron en contra de la asesina e infame política laboral de las fuerzas conservadoras en el poder.

    Pese a la fuerte oposición de los trabajadores, la camarilla traidora de Park Geun-hye impone las políticas laborales antipopulares tales como el “sistema de salario anual para los ameritados” y el “de despido forzado”.

    En cuanto a la sociedad surcoreana convertida en el mundo de fascismo e infierno para los desposeídos, los mismos medios surcoreanos lamentan que en ella se violan flagrantemente los derechos, la libertad y la igualdad del hombre.

    No se puede impedir por nada la lucha de obreros surcoreanos levantados por la vida auténtica del hombre y la justicia social.

    El subdirector del Ministerio del Trabajo, Jo Yong Chol, expresó a la misma fuente como sigue:

    Inquietados por la justa lucha obrera, los compinches de la traidora Park Geun-hye tratan de reprimirla salvajemente describiéndola como “huelga ilegal” y amenazando con el “enfrentamiento severo”.

    Ellos convirtieron el suelo surcoreano en la sociedad esclavista de versión moderna practicando contra decenas de millones de masas trabajadoras la política de represión violenta y la de quiebra de economía, acompañada de violación flagrante de elementales derechos de trabajo.

    Ellos deben tener bien presente que hay la resistencia donde hay la explotación y opresión y se tornarán más trágicas las consecuencias cada vez que recrudezcan la campaña represiva contra los huelguistas y otros habitantes.

KCNA