En la ciudad de Hoeryong, los constructores militares terminaron hasta el día 13 la obra de armadura de más de 1.700 viviendas.

    Así abrieron la perspectiva para concluir hasta finales del mes en curso la construcción de las viviendas encargadas.

    Al campo de construcción se suministraron suficientemente el cemento, materiales de acero, maderas y otros materiales auxiliares y se introdujeron nuevos métodos en la construcción de cada piso de los apartamentos, anticipando así el plazo de edificación.

    Los constructores uniformados elaboraron los encofrados 2 veces más altos que los anteriores para elevar considerablemente la velocidad de apisonamiento de hormigón.

    Pusieron en pleno funcionamiento todos los medios de transporte y tomaron las medidas para proveer de materiales y herramientas de construcción, gracias a lo cual terminaron el levantamiento de paredes y el apisonamiento de hormigón de losa de entrepiso.

    Ahora, se dedican al repello interior y exterior de las viviendas y al arreglo de los recintos de ellas.

KCNA