El MINREX defiende en un memorándum la justa posición de la RPDC

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea publicó el día 21 un memorándum para dar a conocer el expediente criminal de EE.UU. que desde el gran duelo nacional (fallecimiento del Dirigente Kim Jong Il), cometió sin parar las peores acciones hostiles contra la RPDC obligándola a consolidar las fuerzas armadas nucleares.

Según el documento, desde el año 2012, EE.UU. persiguió abiertamente el objetivo de atropellar en el plano político a la RPDC y derrocar a toda costa su régimen.

Los altos funcionarios estadounidenses pronunciaron sin escrúpulos los disparates que niegan públicamente el poder, el régimen y la política de la RPDC. Hasta Obama cometió personalmente la demagogia anticoreana a la vista del mundo, recuerda el memorándum y prosigue:

Esos hechos dejan conocer que la política de la administración Obama sobre la “paciencia estratégica” es la de carácter agresivo y gangsteril encaminada a aplastar a la RPDC.

El largo complot anti-RPDC en el tema de derechos humanos llegó en ese período a la etapa imprudente de poner en práctica la ambición de derrumbar el régimen de ella.
Para colmo, en contra de los principios elementales del derecho internacional y su imagen de superpotencia, EE.UU. pidió a otros países que se sumaran a la campaña de presionar a la RPDC al romper las relaciones con ésta o bajar su nivel.

Durante el último lustro, se tornó abierto el intento norteamericano de asestar el ataque militar preventivo contra la RPDC y creció velozmente la amenaza militar sobre ella.

El número de efectivos norteamericanos participantes en Key Resolve, típicos ejercicios militares conjuntos EE.UU.-Sur de Corea para la guerra anti-RPDC, se elevó sistemáticamente: 2.100 en el año 2012, 3.500 en 2013, 5.200 en 2014 y 8.600 en 2015.

En las maniobras Key Resolve y Foal Eagle 16, realizadas en este año, estuvieron presentes 27 mil uniformados estadounidenses.

Excepto a esos simulacros, tienen lugar cada año en más de 40 ocasiones los ejercicios de guerra de carácter provocativo y agresivo tales como el entrenamiento combinado marítimo de ataque, los ejercicios conjuntos de batalla especial y los de tiro movilizando a más de 500.000 efectivos.

Desde el año 2012 hasta la fecha, EE.UU. introdujo en las aguas de la Península Coreana y su contorno sus fuerzas navales, incluso los portaaviones y submarinos nucleares, cruceros cargados de misiles, destructores Aegis y destructores equipados con proyectiles teledirigidos.

Para prepararse al ataque nuclear sorpresivo contra el país socialista, trasladó de su territorio a la isla Guam los bombarderos nucleares como B-1B, B-2 y B-52 que realizaron en varias ocasiones los ejercicios de navegación, aterrizaje y lanzamiento de bombas nucleares en el espacio aéreo surcoreano.

Y aceleró el emplazamiento del sistema antimisiles THAAD en el suelo surcoreano.
Fue inaudita la sanción anti-RPDC cometida durante el último lustro por EE.UU. a fin de asfixiarla.

Se enfrascó en fabricar las bandidescas “resoluciones de sanción” anti-RPDC abusando del Consejo de Seguridad de la ONU y cuestionando el desarrollo del cosmos con fines pacíficos por ella, legítimo derecho de Estado soberano, y sus medidas para el fortalecimiento del disuasivo nuclear autodefensivo.

Pretextando las “resoluciones de sanción” de la ONU, intenta impedir las transacciones financieras de la RPDC con otros países, controlar todas las rutas relacionadas con nuestro país, y al mismo tiempo, registrar forzadamente los barcos con acceso a la RPDC e impedir la entrada de estas naves en los puertos extranjeros y hacer a otros países no permitir el despegue, el aterrizaje y el paso de los aviones norcoreanos por el espacio aéreo jurisdiccional de ellos.

Inventó hasta la cláusula de “prohibir la importación y exportación de mercancías de lujo” para impedir hasta la entrada de equipos y materiales deportivos que no tienen nada que ver con el desarrollo de armas y definió como “objetos de sanción” hasta los artículos de consumo popular y los juguetes de los niños.

En virtud de las “resoluciones de sanción” anti-RPDC, inventadas por sí mismo, el imperio americano aplica la sanción independiente anti-RPDC e impone a otros países hacer lo mismo.

Tales hechos evidencian que la agravación de la situación de la Península Coreana no se debe a las pruebas nucleares y de misil de la RPDC, sino a la política de hostilidad y la amenaza nuclear de EE.UU.

EE.UU. debe demostrar con acciones la voluntad de cancelar la anacrónica política de hostilidad y la amenaza nuclear contra la RPDC, teniendo en consideración la cambiada posición estratégica de su rival.

Esto es el único punto de partida para resolver todos los problemas pendientes.

KCNA

Esta entrada fue publicada en EPC, Foal Eagle, KCNA, Key Resolve, KHED DPRK RPDC, MINREX, Sur de Corea, USA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s