Mensaje de KIM JONG UN a los participantes en el VIIIº Congreso de Unión de Trabajadores Agrícolas de Corea

El Presidente Kim Jong Un envió el día 6 a los participantes en el VIIIº Congreso de la Unión de Trabajadores Agrícolas de Corea un mensaje intitulado “Para elevar el papel de la Unión de Trabajadores Agrícolas en la obra socialista del Juche”.

La misiva va como sigue:

El VIII Congreso de la Unión de Trabajadores Agrícolas de Corea se ha abierto en un tiempo impactante en que los oficiales y soldados del Ejército Popular y el pueblo, en respuesta al llamamiento combativo del Partido, crean milagros de conversión de la desgracia en felicidad en la campaña por restablecer de los estragos sufridos la región septentrional de la provincia de Hamgyong del Norte y hacen flamear en alto la bandera de la victoria de la Batalla de los 200 Días en todos los campos de construcción de una potencia socialista.

Este Congreso constituirá una oportunidad importante para hacer brillar los inmortales méritos de los grandes Líderes, acumulados en pro de la consolidación y el desarrollo de la UTAC y dar acicate a la construcción de una potencia socialista acrecentando el papel de sus organizaciones bajo la orientación del Partido.

Permítanme enviar mi calurosa felicitación al VIII Congreso de la Unión de Trabajadores Agrícolas de Corea y mi saludo combativo a sus participantes y a todos los funcionarios y miembros de la Unión.

La UTAC es una organización política masiva de los trabajadores agrícolas socialistas de nuestro país y una fidedigna correa de transmisión y entidad auxiliar del Partido, fundada, consolidada y desarrollada bajo la sabia dirección de los grandes Líderes.

El gran compañero Kim Il Sung creó después de la liberación del país la patriótica y revolucionaria Unión de Campesinos basándose en la idea y tradición originales creadas en el tiempo de la Lucha Revolucionaria Antijaponesa con respecto a la construcción de una organización campesina jucheana. Hizo traer un viraje en la solución del problema campesino y el problema agrícola llevando a cabo la histórica reforma agraria y cooperativización agrícola y poniendo en práctica la Tesis sobre el problema rural socialista y, a medida de que se avanzaban la lucha revolucionaria y la labor de construcción, desarrolló la Unión de Campesinos hasta convertirla en Unión de Trabajadores Agrícolas.

El gran compañero Kim Jong Il dirigió a la UTAC con toda energía para que mantuviera, defendiera e hiciera brillar la idea de construcción rural socialista del Líder y sus méritos realizados en esta obra y que sus organizaciones cumplieran magníficamente con su deber como entidades de educación ideológica. La guió a que mantuviera firmemente como su tarea central la labor por materializar la Tesis sobre el problema rural socialista y elevara más el papel de sus organizaciones en medio de la grandiosa lucha por aumentar la producción agrícola y realizar las obras de reordenación de las tierras y de apertura de canales de corriente por gravedad.

En cada período de la revolución, la UTAC y los trabajadores agrícolas, sosteniendo la dirección del Partido y de los Líderes, han luchado activamente para consolidar el reducto clasista del campo y cumplir con su responsabilidad y misión como dueños del frente agrícola.

Después de liberado el país, los campesinos convertidos en dueños de la tierra y del país merced al Líder sostuvieron con fidelidad la línea de construcción del país trazada por el Partido desenvolviendo el movimiento para aumentar la producción agrícola y el de donación patriótica de cereales al Estado, y en el severo tiempo de la Guerra de Liberación de la Patria desplegaron una lucha dinámica para enviar al frente mayor cantidad de provisiones sacrificándose sin titubeo a sí mismos en medio del frenético bombardeo de los aviones enemigos. También en los difíciles años posbélicos llevaron a vías del hecho el lineamiento de cooperativización agrícola del Partido confiando y siguiendo solo al Líder, así transformaron por vía socialista y desarrollaron a saltos la economía rural en un corto espacio de tiempo, comprobando prácticamente la superioridad de la economía colectiva.

En el tiempo de la Marcha Penosa, la marcha forzada, los trabajadores agrícolas hicieron todos los esfuerzos para salvaguardar el sistema de economía rural socialista y aumentar la producción agrícola sin titubear ni vacilar aun en medio de las adversidades y las más duras pruebas. También en las Batallas de los 70 Días y de los 200 Días las organizaciones de la UTAC y los trabajadores agrícolas registraron un auge productivo y lograron buenos resultados en la producción de cereales y frutas avivando su fervor de emulación colectiva.

Permítanme, pues, expresar mi más cálido agradecimiento a todos los miembros de la UTAC y demás trabajadores agrícolas que regando con su limpia sangre y sudor los campos de la patria, guiados únicamente por su fidelidad y patriotismo, han luchado con abnegación para implementar la idea de construcción rural socialista de los Líderes y la política agrícola del Partido.

Hoy la UTAC y los trabajadores agrícolas enfrentan el importante y honroso deber de contribuir al adelantamiento de la victoria final de la causa socialista del Juche materializando a cabalidad la Tesis sobre el problema rural socialista, en acato a la plataforma de identificación de toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo indicado por el VII Congreso del Partido del Trabajo de Corea.

Los trabajadores agrícolas constituyen junto con la clase obrera la fuerza principal de la construcción de la potencia socialista, y el frente agrícola es hoy el rumbo de ataque principal en la construcción de la potencia económica socialista. Sólo preparando firmemente a los trabajadores agrícolas como genuinos dueños de las áreas rurales y dando un jaque mate en el sector agrícola como espera el Partido, mediante la elevación del papel de la Unión, es posible consolidar como un monolito nuestras posiciones revolucionarias y realizar con éxito la obra de construcción de la potencia socialista.

Para que la UTAC pueda cumplir con su sublime misión y deber asumidos ante la época y la revolución hace falta identificar a toda ella con el kimilsungismo-kimjongilismo.

Esto es su meta y su tarea de lucha generales. La UTAC tiene que fortalecer y desarrollar a sí misma como eterna unión de los grandes Líderes y del Partido convirtiendo a todos sus miembros en genuinos kimilsungistas-kimjongilistas y realizando su propia construcción y actividad a modo del Líder y del General.

Le incumbe hacer brillar más los méritos de dirección de los grandes Líderes y sostener con fidelidad la dirección del Partido.

Enalteciendo por los siglos de los siglos a los grandes compañeros Kim Il Sung y Kim Jong Il como el Sol del Juche, tiene que hacer decorosos la idea de construcción rural socialista de ellos y sus méritos inextinguibles. Tomando sus legados como guía programática debe materializarlos a cabalidad en su propia construcción y actividad.

Establecer consecuentemente el sistema de dirección única del Partido es la garantía decisiva para realizar la identificación de toda la Unión con el kimilsungismo-kimjongilismo. Solo estableciendo a cabalidad en su seno, es posible fortalecer y desarrollar todas sus organizaciones como poderosas unidades combativas que piensen, respiren y marchen lo mismo que el Comité Central del Partido y cumplan satisfactoriamente la tarea revolucionaria asignada a ellas mismas.

Les atañe, pues, establecer una disciplina y un orden revolucionarios de proyectar y efectuar todos sus trabajos conforme a las ideas del Partido y a los requerimientos de su política, y de informarle a tiempo los asuntos planteados y tratarlos según su ratificación. Asimismo, implantar un hábito revolucionario de aceptar la idea y línea del Partido como una verdad indiscutible y de materializar a riesgo de la vida la política del Partido por muy difíciles que sean la condición y circunstancia.

La UTAC debe incitar a sus organizaciones y los trabajadores agrícolas al cumplimiento de las tareas señaladas en la Tesis sobre el problema rural socialista.

En esta Tesis presentada por el gran Líder están dilucidados elocuentemente los principios fundamentales para la solución del problema rural bajo el socialismo, las tareas y maneras de su realización, incluido el problema de efectuar a cabalidad las tres revoluciones ideológica, técnica y cultural en el campo. La Tesis es la plataforma de construcción rural socialista de nuestro Partido encaminada a resolver definitivamente el problema rural y la bandera combativa que la Unión tiene que seguir manteniendo en alto.

La UTAC debe dirigir su fuerza primordial a efectuar cabalmente la revolución ideológica en el campo.

Esta tarea que significa la nueva era de la revolución del Juche es un trabajo de educación ideológica y de remodelación del hombre, enrumbado a convertir a todos los trabajadores agrícolas en genuinos kimilsungista-kimjongilistas y en soldados rurales fieles al Partido, conforme al requerimiento de la identificación de toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo.

Las organizaciones de la Unión, tomando como su tarea fundamental la educación ideológica para convertir a sus miembros en kimilsungista-kimjongilistas, tienen que encauzar a ello su contenido y métodos.

Les corresponde intensificar la educación de los cinco puntos, fundamentalmente la de educación en la grandeza de los Líderes para lograr que todos sus integrantes formen como genuinos revolucionarios rurales y campesinos patrióticos, dotados de infinita fidelidad al Partido y al líder, de patriotismo de Kim Jong Il, de una firme convicción revolucionaria, de una alta conciencia clasista y de nobles rasgos morales.

Realizarán de modo fructífero la educación para pertrechar a sus militantes con la política agrícola del Partido. Estos deben conocer con exactitud esta política y las orientaciones que este indica en cada tiempo, así como los métodos de cultivo originales. Guiarán a sus miembros a crear mitos heroicos de nuevo cuño de la época de Mallima ( Caballo legendario que corre al día 4000 kilómetros), armándose con el espíritu del militar revolucionario, el de los jóvenes héroes del monte Paektu y el de fortalecimiento con la propia fuerza y corporeizándolos en la lucha práctica.

Las organizaciones de la UTAC intensificarán la educación en el colectivismo, de manera que sus miembros aprecien los intereses de la sociedad y el colectivo más que los suyos individuales, participen a conciencia y honestamente en la vida colectiva y el trabajo conjunto y busquen el genuino valor de su vida en medio de la sociedad y el colectivo. Lograrán que en su seno reine la atmósfera de compañerismo revolucionario y de vida colectiva, de ayudarse y cuidarse mutuamente aprendiendo del noble espíritu de sacrificio de los héroes campesinos de la época del Songun, que se inmolaron sin vacilación en bien de su compañero y colectivo.

Aumentando sin cesar entre los trabajadores agrícolas la agudeza de la educación y lucha clasistas destinadas a aplastar los tejemanejes de penetración ideológica y cultural de los imperialistas, las organizaciones de la Unión no deberán dar terreno para que la ideología y cultura capitalistas y el modo de vida espuria puedan poner su planta e impedir que reaparezcan toda clase de residuos ideológicos obsoletos y fenómenos no socialistas.

Deben realizar la educación ideológica de acuerdo con el grado de preparación de los trabajadores agrícolas y las condiciones reales del campo. Como que el trabajo agrícola se diferencia según las estaciones del año, la educación político-ideológica será realizada conforme a ello, o sea, de manera sucinta y móvil en las parcelas en la temporada de intensas faenas agrícolas y de modo concentrado y profundo en la de su receso. Es menester realizar en forma planificada y regular la educación que aprovecha los centros de educación ideológica en el campo.

El sistema de educación establecido en la UTAC se explotará sustancialmente y los profesores de estudio, conferencistas y explicadores elevarán su sentido de responsabilidad y papel. El periódico Nongop Kulloja y otras publicaciones reflejarán fielmente las políticas del Partido y las exigencias de la realidad, así como las características de los trabajadores agrícolas para que les puedan servir como íntimos amigos a los miembros de la UTAC y otros trabajadores agrícolas. Se redactarán materiales adecuados para la labor política en cada período, se los enviarán a tiempo a las instancias inferiores de la Unión y se los utilizarán con eficiencia.

Las organizaciones de la UTAC, en respuesta a la exigencia de la construcción de la potencia científico-tecnológica y la civilizada, impulsarán con energía las revoluciones técnica y cultural en el campo.

Priorizar la revolución ideológica y acelerar las técnica y cultural constituye la vía fundamental para construir con éxito la potencia socialista, resolver definitivamente el problema rural y culminar así la causa socialista del Juche.

El enérgico impulso de la revolución técnica permite eliminar la diferencia esencial entre el trabajo agrícola y el industrial, liberar a los trabajadores agrícolas de las labores duras y difíciles y aumentar con rapidez la producción agrícola.

Las organizaciones de la UTAC considerarán la revolución técnica como una medida vital para el desarrollo de la agricultura y la construcción del campo socialista y se esforzarán activamente para lograr un nivel alto de la irrigación, electrificación, mecanización y aplicación de la química en la economía rural. Particularmente pondrán empeño en la mecanización integral para aumentar decisivamente la proporción de las faenas agrícolas mecanizadas. Lograrán que los trabajadores agrícolas hagan muchas invenciones e innovaciones técnicas que contribuyan al desarrollo de la agricultura, que dominen cada cual una o más técnicas y que manejen con habilidad modernas máquinas agrícolas. También harán que posean profundos conocimientos agronómicos y avanzados métodos de cultivo y realicen todas las faenas ateniéndose a los principios de las ciencias y la tecnología como encargados y protagonistas de la agricultura científica.

Empujar la revolución cultural en el campo es una tarea importante para la construcción de la potencia socialista civilizada.

Los trabajadores agrícolas se incorporarán al sistema de trabajo-estudio y se prepararán como intelectuales de la nueva era, provistos de los conocimientos de la agronomía y otras materias según la exigencia de la formación científica y técnica de toda la población. Pondrán en buen funcionamiento la casa cultural comunal, el centro de divulgación de la agrotecnia de la granja y la sala similar de la brigada, de manera que los trabajadores agrícolas, como dueños del campo socialista civilizado, posean conocimientos de la agrotecnia y otros dominios.

Las organizaciones de la UTAC promoverán el deporte como una actividad masiva y cotidiana, aumentando el número de unidades ejemplares en la materia y haciendo reinar la pasión por ella en las áreas rurales. Diversificarán las actividades culturales y artísticas masivas, de manera que en el campo se escuchen canciones del trabajo y la vida y los agricultores, llenos de entusiasmo revolucionario y alegría, laboren y vivan.

A los miembros de la UTAC de los sectores de la enseñanza y la salud pública en las zonas rurales les incumbe la tarea de ejecutar al pie de la letra las políticas del Partido para sus esferas y mejorar el nivel de la educación y el servicio médico.

Las organizaciones de la UTAC orientarán a sus miembros y demás trabajadores agrícolas a que con el fervoroso amor al país y la tierra natal mantengan sus aldeas y casas en buen estado higiénico y cultural, trasplanten árboles frutales en casas y crean bosques frondosos en sus montañas, para transformar las aldeas rurales en maravillas socialistas, lugares cultos y hermosos.

Los convocarán al cumplimiento de la política agrícola del Partido para lograr grandes avances en la producción agrícola.

El sector de la agricultura es la avanzada de defensa del socialismo. Si resolvemos satisfactoriamente el problema de los cereales, el de la alimentación del pueblo desarrollando la agricultura podemos defender nuestro socialismo y construir con éxito la potencia socialista.

A la UTAC y los trabajadores agrícolas les corresponden producir grandes innovaciones y auges en la producción agrícola, alcanzar la meta presentada por el Séptimo Congreso del Partido y lograr que en nuestro país abunde en cereales, verduras, carne y frutas.

Los campesinos son responsables de la agricultura y elevar su afán laboral es la clave del aumento de la producción agrícola. Es preciso que estos, con la posición de encargarse de llenar el granero del país, realicen todas las faenas con rigor científico, con amor y esmero, según las exigencias del método de cultivo autóctono, y cumplan infaliblemente el plan de la producción agrícola. El sistema de cuidado individual de parcelas se aplicará de acuerdo con el propósito del Partido para elevar el sentido de responsabilidad de los trabajadores agrícolas y estimular su entusiasmo en la producción.

Las organizaciones de la UTAC materializarán cabalmente la orientación del Partido de labrar las tierras de manera científica.

Vivimos la época del cultivo científico y la producción agrícola se garantiza por los logros de la ciencia y la tecnología, y no por el clima y otras condiciones naturales.

A fin de imprimir un viraje en la producción agrícola es imprescindible considerar como el cordón umbilical la orientación del Partido de mejorar las semillas, para obtener y sembrar variedades de alto rendimiento. Además, es necesario concentrar las fuerzas en resolver los problemas científicos y técnicos imperiosos para el desarrollo de la agricultura como el estudio de la avanzada tecnología y método de cultivo, la producción y aplicación de máquinas e implementos de rendimiento.

Al sector agrícola le compete producir semillas y distribuir plantas teniendo en cuenta las características de cada región, abonar y cuidar los cultivos de manera científica y técnica, aplicar ampliamente métodos de cultivo avanzados y elevar el nivel de cultivo científico e intensivo estableciendo el sistema de la producción cíclica. Crecerá sin cesar el número de granjas, brigadas y cuadrillas que trabajan la tierra y prosperan con la ayuda de la ciencia y tecnología para demostrar en diferentes aspectos la justeza y vitalidad de la orientación del Partido de desarrollar el cultivo científico.

Los integrantes de la UTAC y demás trabajadores agrícolas apreciarán y mantendrán sus terrenos, máquinas y utensilios en buenas condiciones.

La tierra es un medio principal de la producción agrícola; las máquinas e instrumentos son para los trabajadores agrícolas como las armas, equipos técnicos de combate para los militares. Las organizaciones de la Unión deben educar a sus miembros y otros trabajadores agrícolas para que cultiven con muchos amores los terrenos de la granja como su parcela particular y aprecien y mantengan en buen estado las máquinas y aperos. Los incitarán a producir gran cantidad de estiércol de calidad, neutralizar la acidez con cal muerta y bonificar los terrenos con tierras fértiles y plantas de abono verde. También los conducirán a cuidar bien las máquinas y las instalaciones de producción agrícola, arreglar y reparar a tiempo los tractores y otros equipos y medios, y elevar su rendimiento.

Las organizaciones de la Unión promoverán movimientos masivos.

El movimiento masivo es un instrumento eficiente para llevar la producción agrícola al auge mediante innovaciones colectivas, excitando el elevado entusiasmo revolucionario y la creatividad de los trabajadores agrícolas. Desplegarlo con brío en el campo es una tarea importante que la Unión asume.

Le atañe fomentar diversos movimientos como los de emulación socialista, de máquina ejemplar para aprender del torno No.26, de innovación técnica de masas, de trabajos útiles, a fin de estimular sin cesar las motivaciones de los campesinos en la producción.

En el sector de producción agrícola enardecerán las emulaciones por el aumento de la producción por hectárea entre las provincias, los distritos de alto rendimiento de cosechas y las granjas cooperativas, para engrosar las filas de granjas cooperativas ejemplares.

En la ganadería activarán las emulaciones por multiplicar y proliferar los animales de fuerte vitalidad y engorde rápido, y sobrecumplir el plan de producción de carne, huevos y leche. En la fruticultura las organizarán principalmente a favor de producir mayor cantidad de frutas sabrosas mediante la introducción de los métodos de cultivo científico e intensivo. También desplegarán la emulación por el aumento de la producción de verduras, patatas y plantas de uso industrial.

Las organizaciones de la Unión dirigirán y controlarán de manera sustancial dichos movimientos masivos. Realizarán de manera imparcial la calificación y la evaluación del resultado y harán reconocimientos significativos para que los mismos trabajadores agrícolas protagonicen los movimientos masivos e intercambien y aprendan buenas experiencias.

La Unión debe contribuir de manera activa a la lucha por la reunificación independiente de la patria y la independencia del mundo.

Luchará por cumplir el legado de los grandes Líderes y la línea del Partido referentes a la reunificación del país. Fortalecerá la solidaridad y cooperación con las organizaciones progresistas de campesinos surcoreanos, dará apoyo y respaldo a la lucha antiyanqui por la independencia, la democratización de la sociedad y la reunificación de la patria de los agricultores y otros sectores de la población del Sur.

Defenderá el gran prestigio internacional de nuestros Líderes y sus méritos acumulados en las actividades exteriores, mantendrá de manera invariable el ideal y el principio de la política exterior de nuestro Partido y fortalecerá el intercambio amistoso, la cooperación y solidaridad con las organizaciones de campesinos de otros países para contribuir a crear coyunturas internacionales favorables para nuestra revolución.

Es preciso reforzar las organizaciones de la Unión y elevar su función y papel combativos.

Le corresponde establecer en su seno un sistema de trabajo y disciplina revolucionarios.

Implantará un ordenado sistema de trabajo para que todos sus integrantes actúen como un solo hombre bajo la única dirección del Comité Central del Partido y acepten incondicionalmente y cumplan hasta las últimas consecuencias los lineamientos y políticas del Partido y que proyecten todos sus trabajos dando la prioridad al cumplimiento de su deber principal y los controlen y dirijan con responsabilidad. Es necesario establecer una férrea disciplina según la cual se realicen los trabajos internos adhiriéndose a su Estatuto y orientar a sus funcionarios e integrantes a que no violen la disciplina organizativa.

Al Comité Central de la Unión de Trabajadores Agrícolas le compete programar todas sus actividades de acuerdo con las ideas del Partido, organizarlas y dirigirlas en forma unificada, para que sus instancias subordinadas de todos los niveles actúen sin descanso. Le atañe trazar la labor organizativa y política para materializar el legado de los grandes Líderes y las orientaciones del Partido relacionados con las actividades de la Unión y realizar con eficiencia el control y dirección sobre las instancias subordinadas.

Los comités de la Unión de provincia, ciudad y distrito se dedicarán fundamentalmente a la labor interna encaminada a consolidar sus organizaciones en lo organizativo e ideológico. Establecerán un adecuado sistema de control y dirección sobre las mismas y ayudarán sobre el terreno las organizaciones de base en el trabajo.

Es menester fortalecer las organizaciones primarias de la Unión, lo cual es el fundamento y el punto de partida para fortalecer la Unión en su conjunto.

Los comités de la Unión de todos los niveles les ayudarán eficientemente según las exigencias del Partido hasta que todas ellas tengan una gran combatividad. Se impulsará con dinamismo el movimiento de organizaciones primarias ejemplares para incrementar su número.

Toda la Unión deberá concentrar esfuerzos en el cumplimiento de su deber principal: trabajo con los miembros.

Trabajará bien con los elementos medulares, miembros entusiastas para que desempeñen el papel de vanguardia en el cumplimiento de las tareas revolucionarias y sean ejemplos para los demás en todos los aspectos. Destinará esfuerzos a la labor con los miembros que se quedan a la zaga. Nadie es malo de nacimiento en el mundo y en nuestra sociedad socialista no hay quienes no puedan ser educados y transformados. Tratará con más amor a las personas que se preocupan por su futuro destino y su vida privada y apreciará y desarrollará su aspecto positivo por muy pequeño que sea para convertirlas en elementos progresistas, elementos activos.

Es preciso fortalecer la vida organizativa de los miembros. La organización campesina es el centro de la vida política de sus miembros. La vida organizativa los identifica con el Partido en ideas y sentimientos y los transforma en revolucionarios. Reforzarla es más importante para ellos, que trabajan dispersados en muchos casos. Las organizaciones de la Unión dirigirán con propiedad sus actividades internas empleando métodos adecuados para elevar el nivel de su vida organizativa e ideológica. Todos sus miembros respetarán la organización, laborarán y vivirán apoyándose en la misma y cumplirán fielmente su resolución y las tareas que les asigna. Participarán con entusiasmo en las actividades colectivas como la reunión y el estudio.

Es necesario elevar el nivel de preparación política y profesional de los dirigentes de la Unión y mejorar su método y estilo de trabajo.

De su nivel de conocimientos políticos y profesionales, su capacidad y su desempeño depende realizarse con éxito o no la labor de la UTAC en línea con el propósito del Partido. Les incumbe el deber de convertir el kimilsungismo-kimjongilismo en su firme fe, conocer bien la política agrícola del Partido, poseer conocimientos económicos, científico-técnicos y de otras disciplinas y tener un alto nivel cultural. La Unión organizará cursillos, conferencias metodológicas e intercambios de experiencias y preparará otras oportunidades para ampliar su visión.

Los funcionarios de la Unión aprenderán el método de trabajo de nuestro gran General para aplicarlo de manera inequívoca en su labor. Plenamente identificados con las masas, trabajarán mezclados con sus miembros, ocasión en que les explicarán los lineamientos del Partido y les darán conocimientos científicos y técnicos de la agricultura y de otros temas.

Se humillarán ante las masas, se confundirán con estas y se esforzarán por resolver los problemas que afectan a los integrantes de la Unión. Deben oler a tierra y servir como ejemplo y espejo para los miembros en palabras y acciones.

Rechazarán el formalismo, facilismo, actitud rutinaria y fenómeno de relajación y realizarán sus tareas con el espíritu creador y emprendedor.

A las organizaciones del Partido les compete darle acertada dirección y eficiente ayuda a la Unión de Trabajadores Agrícolas.

Las organizaciones partidistas a todos los niveles prestarán profunda atención al fortalecimiento de las filas de dirigentes de la referida Unión. Las estructurarán con personas fieles al Partido, de preparación política y profesional, experiencias prácticas y popularidad. Concederán gran importancia a la educación para que ellos sean funcionarios prácticos que den mayores éxitos laborales en apoyo al Partido. De los que trabajan en los centros de producción agrícola seleccionarán a los promisorios como futuros dirigentes de la Unión y entrenarlos de manera sistemática.

Darán a conocer a tiempo la orientación y directiva del Partido para cada momento a las organizaciones de la Unión y las conducirán y controlarán para que las cumplan cabalmente. Las instarán, digo con acento especial, a promover diferentes movimientos masivos.

Les asegurarán la independencia de suerte que protagonicen las actividades con creatividad y decisión. Les encomendarán a los dirigentes de la Unión importantes tareas, los ayudarán en su cumplimiento y les facilitarán las condiciones de trabajo. No permitirán que se asignen tareas excesivas sociales a la Unión ni movilicen sin consideración para las tareas indebidas.

Fortalecer la Unión de Trabajadores Agrícolas y elevar su función y papel combativo en cumplimiento del gran propósito de nuestros Líderes para hacer realidad el proyecto de construcción del agro socialista trazado por el Partido y lograr el triunfo de la causa socialista del Juche es la inconmovible decisión de nuestro Partido.

Estoy convencido de que la Unión de Trabajadores Agrícolas y sus integrantes cumplan plenamente su honrosa misión en el desarrollo de su organización y en la lucha por el triunfo de la obra socialista del Juche.

 

 

KCNA

Esta entrada fue publicada en Juche, KCNA, KHED DPRK RPDC, Kim Jong Un. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s