Según la cadena surcoreana KBS, las unidades de comandos norteamericanas y surcoreanas libraron a principios de febrero un entrenamiento militar conjunto para la infiltración en los puntos principales y las destrucciones contra la República Popular Democrática de Corea.

    Para ese fin, a finales del mes expirado, los aviones Ospreys de la unidad norteamericana de comando salieron de las dos bases aéreas norteamericanas en Japón hacia la base aérea norteamericana en Kunsan del Sur de Corea, donde permanecieron excepcionalmente durante 10 días.

    Los belicistas norteamericanos y surcoreanos movilizaron los aviones Ospreys y el MC-130 y desarrollaron el entrenamiento de infiltrar en la región norteña, golpear la comandancia y destruir las importantes instalaciones tomando como punto de apoyo la base aérea norteamericana en Kunsan.

    EE.UU. sigue introduciendo las fuerzas agresoras en la Península Coreana y su contorno hablando del “tiempo de emergencia” de la Península Coreana, mientras que el pasado día 10, desplegó en Japón los 12 cazabombarderos tipo Stealth F-22 y el día 12 estacionó como refuerzo en Okinawa un batallón de infantería de marina que se hallaba en North Carolina.

 

KCNA