En exclusiva con la Agencia Central de Noticias de Corea concedida el día 16 en relación con el exitoso lanzamiento de prueba del cohete balístico estratégico tierra-tierra de mediano y largo alcance del tipo Hwasong-12, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea dio el día 16 la siguiente respuesta:

    El gran éxito en el lanzamiento de prueba del cohete balístico estratégico tierra-tierra de mediano y largo alcance del tipo Hwasong-12 tiene importancia capital y especial en asegurar la paz y estabilidad de la Península Coreana y la región. Igualmente, deviene gran victoria del pueblo coreano incomparable con nada.

    El presente lanzamiento tuvo lugar como parte del ordinario proceso de mejoramiento en alto nivel del arma nuclear, orientado a consolidar la capacidad de autodefensa nacional.

    Su meta estuvo en confirmar las especificaciones técnicas y tácticas del susodicho cohete de nuevo tipo capaz de cargar la ojiva nuclear pesada de gran tamaño y poder y se llevó a cabo a modo de disparo a la máxima altura tomando en consideración la seguridad de los Estados circunvecinos.

    Sin embargo, en algunas partes se escuchan los rumores absurdos como la supuesta “violación” y “amenaza” en cuanto al ejercicio del legítimo derecho a la autodefensa por parte de la RPDC mientras el Consejo de Seguridad de la ONU publicó un comunicado que critica el lanzamiento.

    Rechazamos rotunda y totalmente el comunicado del Consejo de Seguridad que cuestiona nuestra medida para fortalecer el disuasivo nuclear de autodefensa en adhesión a la brutal campaña anti-RPDC de EE.UU.

    En contraste, ese aparato no hizo referencia alguna a los dos lanzamientos de prueba de ICBM que realizó EE.UU. en una semana reciente.

    El derecho a la autodefensa es el primer símbolo de la soberanía y censurarlo constituye una abierta violación de la soberanía y la brutal intervención en los asuntos internos.

    Si EE.UU. se atreve a optar por la provocación militar contra nuestro Estado, estamos listos a hacerle frente.

    El sistema de armamento más completado en el mundo no se quedará como medio monopolizado para siempre por EE.UU. y vendrá sin falta el día en que podremos usar los correspondientes medios de represalia.

    En esa ocasión, EE.UU. verá con ojos propios si constituyen una amenaza real o no para sí mismo los cohetes balísticos de la RPDC.

 

KCNA