Según trascendidos en el Sur de Corea, los Hombres Partidarios de la Paz y la Reunificación y otras entidades civiles y sociales surcoreanas sostuvieron el día 16 un mitin frente a la embajada estadounidense en Seúl en demanda del cese inmediato de la ubicación de THAAD, la retirada de sus equipos ya introducidos y el paro de la sanción sobre el Norte (de Corea).

    Los oradores señalaron que la instalación de THAAD es un problema que debe resolver con prioridad el nuevo “gobierno” porque contraviene a la paz, la seguridad y el poder.

    El campo de golf de Songju y hasta la ruta aérea se hicieron propiedades ilegales de las tropas norteamericanas, apuntaron y agregaron que hace falta establecer las relaciones igualitarias con EE.UU.

    Recordaron que el presidente norteamericano Trump dijo que el diálogo Sur-Norte es “posible en circunstancias específicas” y criticaron que este dicho es para frenar el proceso de mejoramiento de relaciones intercoreanas siendo evidente muestra de intervención en asuntos internos.

    Denunciaron al gobierno japonés que exige a las autoridades surcoreanas la ejecución del “acuerdo” sobre el problema de esclavas sexuales para el viejo ejército japonés y del otro de protección de informaciones militares.

    Revelaron que EE.UU. convierte en víctima al Sur de Corea para el establecimiento de la alianza militar tripartita EE.UU.-Japón-Sur de Corea y le exigieron suspender la campaña de sanción y presión al Norte de Corea.

 

KCNA