Con respecto a que EE.UU. y otras fuerzas hostiles publicaron una declaración conjunta de contenido anti-República Popular Democrática de Corea en la Cumbre del G-7, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RPDC dio el día 30 a la ACNC la siguiente respuesta:

    En la Cumbre del G-7, celebrada del 26 al 27 de mayo en la isla de Sicilia, Italia, quedó publicada una declaración conjunta que calumnia a la RPDC.

    Los países miembros del G-7 han realizado más que nadie las pruebas nucleares y de misil y agravan extremadamente la situación de la región vendiendo a porfía al Sur de Corea los misiles de ataque y otros pertrechos de guerra.

    Sin embargo, demandan a la RPDC la renuncia del disuasivo nuclear preparado para la autodefensa nacional, al igual que un incendiario que grita “¡Fuego!”.

    En la Cumbre del G-7, los países con el garrote nuclear y de misil trazan el complot para molestar a los países que son débiles o no les agradan.

    Sería una ilusión vana, si EE.UU. y sus satélites piensan en que podrían quitar a la RPDC el disuasivo nuclear, considerado como vida y dignidad de la nación, mediante la sanción y presión.

    Cuanto más se intensifiquen la sanción y presión contra la RPDC, tanto más se diversificarán y se elevará el nivel de las fuerzas armadas nucleares coreanas.

KCNA