En exclusiva con la ACNC concedida el día 2 en relación con la reciente prueba de interceptación de ICBM realizada por EE.UU. pretextando la “amenaza” del cohete balístico intercontinental de la RPDC, el portavoz de las fuerzas estratégicas del Ejército Popular de Corea dio la siguiente respuesta:

    El 30 de mayo, el imperialismo norteamericano llevó a cabo la prueba de interceptación de misil en la base aérea de Vandenberg de California suponiendo el ataque del cohete balístico intercontinental de la RPDC.

    Este suceso deviene una grave provocación militar que hace más evidente la ambición de EE.UU. de desatar la guerra nuclear.

    La aventura militar de EE.UU. muestra que llegan a la etapa final sus preparativos de guerra nuclear anti-RPDC y comprueba que fue del todo justa la medida de la segunda de incrementar sus fuerzas armadas nucleares con fines de autodefensa.

    Ahora, EE.UU. está muy fanfarroneado anunciando el “éxito” de su reciente prueba de interceptación y elogiando la eficiencia del sistema antimisiles.

    Para la RPDC, esa conducta no pasa de ser la guapería de los que están desesperados.

    Estarían muy equivocados si los imperialistas norteamericanos creen que con su chatarroso sistema antimisiles, podrán mantener su sucia vida escudándose de la avalancha de bombas nucleares de nuestras fuerzas estratégicas.

    La guerra nuclear, última jugada al azar de la administración Trump, adelantará el desastre más grande de la historia, o sea, la devastación del propio territorio estadounidense.

KCNA