El arma nuclear simboliza la defensa de la paz y la prosperidad nacional

Se ha publicado el viernes el artículo “Arma nuclear de la RPDC es símbolo absoluto de la defensa de paz y la prosperidad nacional”, escrito por Kim Chol Myong.

    La posesión de arma nuclear por la RPDC es el producto inevitable del chantaje nuclear de EE.UU. y su política hostil contra la primera, afirma el autor y continúa:

    Desde el estreno del arma nuclear en el mundo, la RPDC sigue siendo hasta ahora el blanco de ataque nuclear de EE.UU. que la amenaza en todo el tiempo.

    La extremada política hostil de EE.UU. sobre el país socialista se basa en su estrategia de dominar a Asia y el Pacífico y a la larga, a todo el mundo.

    Esta estrategia será condenada al fracaso total si se derrumba la última barrera de la Guerra Fría en la Península Coreana porque se perderían la justificación de presencia militar norteamericana en el Sur de Corea y la cabeza de puente para la agresión al continente asiático y Japón y el Sur de Corea serían menos dependientes de EE.UU.

    Por esta razón, el imperio busca el pretexto de incremento de sus fuerzas armadas y maniobras bélicas en el Sur de Corea y su contorno en el empeoramiento de la situación de la Península Coreana. Asimismo, trata de atropellar a toda costa a la RPDC para convertir toda la península en la base avanzada para la agresión al continente asiático.

    Por esta razón, nuestro país se vio obligado a optar por la posesión de arma nuclear asumiendo la elevada responsabilidad, la importantísima misión de la época y la voluntad resuelta de defender el destino de la nación, la soberanía nacional y la paz regional desde el chantaje y amenaza nucleares del imperio.

    Esta opción no es una contramedida temporal para hacer frente a los vaivenes de la situación ni materia de regateo en la mesa de conversaciones, sino la mejor decisión estratégica para defender los máximos intereses de la revolución y la seguridad nacional.

    Nuestra arma nuclear es el eterno remedio todopoderoso para la defensa de paz.

    Debido a su importante posición geopolítica, la Península Coreana viene sufriendo históricamente las invasiones extranjeras y después del fin de la Segunda Guerra Mundial, devino el punto más candente del mundo donde se disputan los intereses estratégicos de los campos del Oriente y el Occidente.

    A pesar de la obstinada presión y chantaje nuclear de EE.UU., la RPDC frustró con su poderoso disuasivo nuclear el intento del primero de provocar nueva guerra mundial en la Península Coreana y el Nordeste Asiático e hizo gran aporte a la defensa de la seguridad regional y la paz mundial.

    Hoy día, hasta los países grandes, que se ufanan de ser potencias nucleares, rompen hasta las tradicionales relaciones de amistad, cohibidos ante el chantaje nuclear de EE.UU. Esta realidad deplorable enseña claramente que la única fuerza para prevenir el desastre nuclear en la península y mantener la paz regional está en la formidable capacidad militar de la RPDC centrada en las fuerzas armadas nucleares.

    El gran éxito de la primera prueba nuclear subterránea, efectuada el 9 de octubre de 2006, inspiró gran alegría y júbilo a los militares y habitantes coreanos bendiciendo el futuro de la nación próspera y poderosa.

    Las seguidas pruebas de ese tipo y el éxito total de ensayo de la bomba H consolidaron la posición absoluta de la RPDC como potencia nuclear del Oriente y produjeron grandes cambios en la estructura política mundial.

    En el curso del agudo enfrentamiento con EE.UU. que perdura de siglo en siglo, el pueblo coreano aprendió la verdad de que el poderoso disuasivo nuclear es la única garantía de la construcción de potencia económica, o sea, el desarrollo económico del país y el mejoramiento de los niveles de la vida poblacional.

    Mientras prosiga en esta tierra la amenaza nuclear, el arma nuclear será siempre la vida y los máximos intereses para nuestra nación que no la puede renunciar ni cambiar por un montón de oro.

    Tenemos la firme voluntad e invariable posición de consolidar sin parar el arsenal nuclear de la potencia Paektusan fabricando en grandes cantidades las armas nucleares superprecisas y diversificadas y los medios de ataque nuclear, hasta que EE.UU. y sus satélites tomen la opción correcta al volverse en sí.

    En la década de 1950, la entonces recién nacida Corea popular dio inicio al declive del imperio yanqui que se jactaba de la “supremacía” mundial.

    La última página de la destrucción trágica del imperialismo norteamericano la escribirá también la potencia nuclear del Oriente que cuenta con la guía del General Insigne del Songun y dispone de los medios de ataque nuclear ultramodernos y diversificados.

KCNA

Esta entrada fue publicada en EPC, KCNA, KHED DPRK RPDC, USA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s