Discurso completo de KIM JONG UN en el VIIIº Congreso de la Organización de Niños de Corea

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Mariscal Kim Jong Un pronunció el día 6 un discurso en el VIII Congreso de la Organización de Niños de Corea (ONC).

El texto completo del discurso titulado “Que los miembros de la Organización de Niños de Corea sean genuinos hijos y pequeños revolucionarios de la patria socialista” sigue abajo:

Delegados de la Organización de Niños de Corea,

Queridos miembros de la ONC de todo el país:

Ante todo extiendo mis más vivas felicitaciones, en reflejo de la bendición de todo el pueblo coreano, a los integrantes de la ONC de todo el país, motivo de alegría y orgullo, esperanza y futuro de la patria socialista, en ocasión de su fiesta, el 6 de junio.

Una infinita alegría me proporciona la exitosa celebración de su VIII Congreso que ocupa la gran atención y expectativa de nuestro Partido y pueblo y envío mis cordiales saludos a los delegados que han participado en la magna cita y a todos los demás miembros de la agrupación infantil.

Mis saludos a los instructores de la Organización a nivel de la escuela y clase y a los padres de los niños, empeñados en formarlos como firmes pilares del país.

El presente evento sirve de un motivo significativo para demostrar sin reservas la gallardía de los miembros de la Organización que crecen robustos haciendo realidad sus adorables sueños y disfrutando de toda la felicidad en el regazo del Partido, así como para consolidarla como agrupación de Kim Il Sung y Kim Jong Il que resplandece eternamente con esa denominación.

Delegados de la Organización de Niños de Corea:

Esta es una agrupación infantil revolucionaria del Juche fundada por el gran Líder, Generalísimo Kim Il Sung, y formada con mucho esmero por él y el gran Dirigente, Generalísimo Kim Jong Il, y una organización política masiva de los niños coreanos que prepara a excelentes continuadores de la revolución y relevos del Partido y de la Unión de la Juventud.

Su gloriosa y orgullosa trayectoria constituye una historia de brillantes triunfos de la original idea y dirección sobre el movimiento infantil de Kim Il Sung y Kim Jong Il, quienes amaron más que a nadie a los niños y se consagraron de lleno por las generaciones venideras.

Por tener como padres afectuosos a los Generalísimos quienes siempre estuvieron con nuestros niños, la joven generación, y no escatimaron nada para la obra de formación del porvenir de la patria, el movimiento de niños coreanos avanza recto en pos del Partido, cual girasol que se vuelve hacia el sol, y ellos crecen como los más felices del mundo y continuadores de la causa revolucionaria encargados del futuro de la patria.

Durante los últimos cuatro años tras su VII Congreso, las instancias de la Organización y millones de sus integrantes de todo el país han cumplido satisfactoriamente las promesas hechas ante su bandera, dando los mismos pasos agigantados y respirando el mismo aire que la patria que palpita y da saltos vertiginosos.

Las instancias de la Organización se han fortalecido como vigorosos y auténticos destacamentos revolucionarios que conducen a sus integrantes a ser aplicados en el estudio y la vida orgánica, conscientes de la generosidad del Partido y la patria socialista y de lo valioso que son sus agrupaciones y el colectivo.

Numerosos niños del país han demostrado su inmaculada lealtad a los Generalísimos con su disposición de enaltecerlos para siempre, y han protagonizado bellos y laudables gestos de total entrega a la sociedad, colectivo y compañeros, lo cual han producido gran emoción a las multitudes y han hecho más grande el orgullo de nuestra patria.

Hoy nuestros queridos miembros de la Organización, portadores de hermosos sueños y deseos, estudian con aplicación, se fortalecen física y espiritualmente y promueven diversas actividades socio-políticas y el movimiento de trabajos útiles, formándose como revolucionarios competentes que harán más grande a la Corea socialista.

Viendo a estos inapreciables tesoros del país gozar de infinita felicidad y crecer gallardamente como apasionados revolucionarios y futuros protagonistas, nuestro Partido y pueblo sienten una alegría sin par y el orgullo de hacer la revolución.

Por contar con la ONC, fiel heredera del espíritu del monte Paektu, es resplandeciente sin límites el porvenir de la revolución del Juche, de la nación de Kim Il Sung y de la Corea de Kim Jong Il.

Una vez más extiendo mis más efusivas congratulaciones, en nombre del Partido del Trabajo de Corea y de todo el pueblo, a todos los miembros de la Organización que crecen como firmes pilares de la potencia socialista preservando generación tras generación sus gloriosas tradiciones y a los instructores de la Organización a nivel de la escuela y clase que trabajan en cuerpo y alma por un futuro brillante de la patria.

Orgullosos delegados de la Organización y todos sus miembros:

Hoy nuestro Partido, ejército y pueblo superan con resolución todas las pruebas y se esfuerzan con tesón para consolidar el poderío del país, apretándose el cinturón. Lo hacen precisamente para lograr que las generaciones venideras disfruten plenamente de todos los beneficios del socialismo en la mayor potencia que acapara la admiración del orbe.

A medida que los adorables niños crecen con optimismo, rectitud y vigor como fidedignos protagonistas del futuro de la patria, se multiplica la fuerza inagotable de la Corea del Juche y se acelera el avance victorioso del socialismo.

A través del Congreso sus asistentes intercambiarán las valiosas experiencias que han adquirido en el estudio, la vida orgánica, las actividades socio-políticas y el movimiento de trabajos útiles, tomarán nuevas decisiones y harán mayores esfuerzos.

Fortalecer la ONC como eterna agrupación de Kim Il Sung, de Kim Jong Il y del Partido del Trabajo de Corea y preparar a todos sus integrantes como genuinos hijos y revolucionarios de la patria socialista son las tareas fundamentales que sus instancias enfrentan hoy en día.

Todos sus miembros serán ardorosos revolucionarios que conozcan la grandeza del Partido y el líder y el valor de la patria y que sepan entregarse por entero a esta y a la revolución.

Llevarán siempre en sus adentros la atenta solicitud con que los Generalísimos les aseguran una vida feliz y envidiable y los seguirán con lealtad como eterno Sol del Juche.

Conscientes de que sus pañoletas rojas forman parte de la bandera del Partido del Trabajo de Corea y que solamente bajo ella se realizan sus sueños e ideales, pensarán y actuarán en cualquier momento y lugar, tal y como desea el Partido.

Los combatientes de la Revolución Antijaponesa y los héroes de la pasada guerra y de la actual era de Mallima son verdaderos revolucionarios ejemplares, dignos de ser imitados por los miembros de la Organización.

Todos estos deben aprender de sus nobles ejemplos y formarse como fervorosos revolucionarios y héroes.

Su principal tarea revolucionaria es prepararse como talentos dotados de ricos conocimientos, nobles virtudes y buena salud y como dignos encargados de la construcción de la potencia socialista.

Su deber primordial es estudiar mucho. Sus calificaciones determinan el poderío de la futura patria.

Llevando en lo hondo del corazón las recomendaciones de la patria, maestros y padres, aprenderán y aprenderán con aplicación para elevar el cúmulo de conocimientos que los conviertan en científicos e inventores de reconocimiento mundial.

Deben poseer bellas cualidades morales de carácter socialista.

Sabrán amar con pasión a la patria y pueblo y darlo todo por la sociedad, el colectivo y los compañeros. Respetarán y tratarán cortésmente a los maestros y personas mayores, observarán voluntariamente el orden social y la ética y siempre obrarán con honestidad y rectitud.

Su robustez física es el tesoro del país. Si crecen sanos y robustos, se anima la patria y se fortalece el país.

Al fomentar las actividades deportivas, se fortalecerán físicamente, cultivarán la audacia y valentía y dominarán cada cual más de un deporte.

Asimismo, se incorporarán en círculos artísticos donde tendrán una buena formación cultural y sentimental y harán gala de sus dotes cantando, recitando versos y tocando instrumentos.

Han de entregarse en cuerpo y alma a la obra de hacer más grande a nuestro régimen socialista.

En lugar de ser niños mimados que solamente gozan de la felicidad, deben ser pequeños patriotas que atesoran el patriotismo de Kim Jong Il, aprecian todos los bienes creados a costa de la sangre y sudor de los mártires revolucionarios y cultivan plantas y hierbas con sus propias manos.

Mediante el fomento de distintas actividades socio-políticas y del movimiento de trabajos útiles, motivarán a los padres y hermanos a realizar proezas en la empresa de construcción de la potencia socialista y contribuirán a la vida económica del país.

Odiarán a los imperialistas y enemigos de clase, mantendrán siempre una elevada vigilancia y estarán predispuestos a combatir valerosamente contra el enemigo, como los del Cuerpo Infantil de la guerra antijaponesa y de la Guardia Infantil de la pasada contienda contra los norteamericanos.

Les corresponde elevar el sentido de organización y disciplina por medio de la vida orgánica y honrarse en ser miembros de la agrupación que lleva los nombres de Kim Il Sung y Kim Jong Il.

Al tomar el juramento ante la bandera de la Organización, lo hacen por primera vez ante la patria. Y la vida en la Organización es un proceso de la vida política consagrado a cumplirlo.

Les compete amar y respetar siempre a la agrupación a la que pertenecen, observar a conciencia la disciplina en ella y cumplir infaliblemente las tareas asignadas por ella.

A fin de formarlos como genuinos hijos y pequeños revolucionarios de la patria socialista, es necesario elevar el papel de las instancias de la Organización y mejorar la dirección sobre sus labores.

A los grupos de la Organización les incumbe realizar eficientemente el movimiento para aprender de la gloriosa niñez y juventud de los Generalísimos y la educación en los cinco puntos y perfeccionarse como entidades revolucionarias infinitamente fieles al Partido.

Pondrán un gran empeño en desarrollar en sus integrantes el colectivismo, la independencia y la creatividad, de modo que todos ellos se preparen como protagonistas de la futura potencia socialista.

La Unión de la Juventud asume la gran responsabilidad de orientar con acierto a los de la Organización que dan los primeros pasos en la vida orgánica.

Le toca dirigir con escrupulosidad la labor de la Organización teniendo en cuenta la preparación y las particularidades psicológicas de sus miembros y, en especial, ayudar bien a sus instructores a nivel de escuelas y clases, de manera que renueven sin cesar su trabajo con alto sentido de responsabilidad y profesionalidad.

Le corresponde integrar bien las filas de niños activistas y encauzarlos para que realicen la labor de la Organización de manera independiente y creadora y que sean ejemplos en el estudio y la vida.

Todos los militantes del Partido y trabajadores apreciarán a los miembros de la Organización como tesoros del país y prestarán profunda atención a su enseñanza en su calidad de educadores y padres. De tal forma lograrán que todos los integrantes de la Organización se formen como excelentes trabajadores del país, como objetos de la atención y estima de toda la sociedad.

A las agrupaciones partidistas a todos los niveles les atañe apoyar enérgicamente la labor de la Organización, considerándola como asunto trascendental vinculado al destino del país y la nación y al porvenir de la revolución.

Delegados de la Organización de Niños de Corea:

El futuro de los miembros de la Organización es muy luminoso y les promete una potencia socialista donde resuene la canción No envidiamos nada a nadie en el mundo.

Nuestro Partido ve el luminoso mañana de la revolución jucheana a través de sus hermosas cualidades, coraje y alegría. No escatimará nada para ustedes y velará hasta el final por su sonrisa llena de felicidad y su resplandeciente futuro.

Confío firmemente en que todos los integrantes de la Organización avanzarán vigorosamente en pos del Partido enarbolando su bandera y así corresponderán satisfactoriamente a la esperanza de nuestro Partido y de todo el pueblo.

¡Dichosos y gloriosos sean los miembros de la Organización de Niños de Corea, nuestros fidedignos relevos y el futuro de nuestra patria poderosa, la Corea socialista!

KCNA

 

Esta entrada fue publicada en Gazteria / Juventud, KCNA, KHED DPRK RPDC, Kim Jong Un. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Discurso completo de KIM JONG UN en el VIIIº Congreso de la Organización de Niños de Corea

  1. Marvin fco. Sánchez Alvarado dijo:

    Maravillosa la forma de enseñar guiar compartir y dirigir una bella generación de niños hoy y mañana baluartes de revolución socialista excelente comandante kim Jong un !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s