Declaración Conjunta de los Ministerio de Seguridad Estatal, Seguridad del Pueblo y la Fiscalía Central de la RPDC

-Declaración Conjunta del Ministerio de Seguridad Estatal, Ministerio de Seguridad del Pueblo y la Fiscalía Central de la RPDC-

 “Declaramos la pena capital a los criminales del terrorismo estatal de categoría especial que planearon el imperdonable acto de atentar la Dirección Suprema de la RPDC”

Llegan a la fase extremadamente imprudente y peligrosa las desesperaciones últimas de los enemigos tan aturdidos ante el ímpetu deslumbrante de la RPDC que avanza a todo galope por la órbita invariable de la independencia, el Songun y el socialismo sin vacilar nada ante toda clase de vicisitudes de la historia.

Lo comprueban los actos criminales de terrorismo estatal de categoría especial de los enemigos contra la Dirección Suprema de la RPDC, que en los últimos días se revelan de modo sucesivo.

Hace poco, se ha descubierto la perversa pandilla terrorista que la CIA y el Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano hicieron infiltrar en el interior de la RPDC con el objeto de perpetrar el terrorismo estatal utilizando las sustancias bioquímicas contra la Dirección Suprema de la RPDC. Y se dio a la publicidad otro hecho de que durante su mandato la traidora Park Geun-hye ha promovido la operación de “eliminación de la Dirección del Norte (de Corea)” en confabulación con los tipejos de SNI.

Estos hechos producen la gran indignación de todo el ejército y el pueblo de Corea.

Según transcendidos, la traidora Park impulsó sigilosamente desde finales de 2015 el “trabajo para sustituir la Dirección Suprema del Norte” y en el plan de operación secreta relativo con él elaborado por la iniciativa del SNI estaba planeado el “asesinato”.

En aquel entonces, Park dejó al lado el informe de los especialistas de que “sería difícil el cambio del poder del Norte” y aceptó el otro del SNI que señalaba que “acaso podría haber un cambio del poder por la inestabilidad interna del Norte”. Seguidamente, examinó y firmó el plan de operación secreta del SNI que tiene como objeto “el cambio de la Dirección del Norte”.

A fin de evitar el conflicto militar que se puede ocasionar en caso de ser ejecutado ese plan los malvados dieron especial atención a los problemas para prevenir el descubrimiento de su intervención y planearon hasta la manera de camuflarlo como el accidente de camiones y trenes. Pero, este plan no pudo llevar a cabo debido a la rigurosa vigilancia de la RPDC y fue anulado automáticamente por dimisión y destitución de Park y la aparición del nuevo “gobierno”.

Los hechos revelados demuestran fehacientemente que los enemigos, que juzgaron que con nada puede detener la marcha de la RPDC ni lograr la “sumisión” ni el “cambio” de ella, abrigaron atrevidamente una absurda esperanza en el “cambio de la Dirección del Norte” y movilizan todos los medios y métodos más viles y crueles para lograrlo.

Con respecto a que las tentativas de los enemigos encaminadas a aplastar cueste lo que cueste la RPDC se llegan al estado gravísimo de cometer el terrorismo estatal contra la Dirección Suprema de la RPDC, el Ministerio de Seguridad Estatal, el Ministerio de Seguridad del Pueblo y la Fiscalía Central de la RPDC declaran como lo siguiente:

Declaramos al interior y exterior que sentenciamos la pena capital a la traidora Park Geun-hye y la horda de Ri Pyong Ho, ex director del SNI, quienes son criminales del terrorismo estatal de categoría especial que planearon e impulsaron los complots imperdonables de atentar la Dirección Suprema de la RPDC.

La Dirección Suprema de la RPDC es el símbolo de la dignidad y el poderío de nuestra República y además el conjunto de la vida y el destino de nuestro ejército y el pueblo.

El ejército y pueblo de Corea, que consideran como su vida la defensa a ultranza a la Dirección de la Revolución, tienen la firme voluntad de castigar despiadadamente a los que desafían a nuestra Dirección Suprema y tratan de atentarla persiguiéndolos hasta el final en este mundo y encontrándolos hasta en lo profundo de la tierra.

El código penal de la RPDC estipula que todos los organizadores, cómplices y seguidores del terrorismo estatal de categoría especial perpetrado contra nuestra Dirección Suprema, son los objetos del proceso legal sin distinción de sus nacionalidades y que no se aplica la prescripción penal del litigio legal a este crimen.

Según la voluntad de castigo imperdonable del ejército y pueblo coreanos y el código penal de la RPDC, el Ministerio de Seguridad Estatal, el de Seguridad del Pueblo y la Fiscalía Central de la RPDC que consideran como su misión máxima la defensa del líder declaran con seriedad al interior y exterior del país la decisión de sentenciar la pena capital máxima a la traidora Park Geun-hye y la banda de Ri Pyong Ho, ex presidente de “SNI” quienes planearon e impulsaron el terrorismo estatal de dañar a la Dirección Suprema de la RPDC

Desde este momento, no sólo Park Geun-hye y los compinches de Ri Pyong Ho, sino también los tipejos del SNI no pueden protestar nada en caso de sufrir una muerte miserable en cualquier momento, en cualquier lugar y con cualquier método.

Las autoridades surcoreanas deben entregar sin demora la traidora Park Geun-hye y la banda de Ri Pyong Ho a la RPDC de acuerdo con el convenio internacional.

La “Declaración sobre la Medida para Erradicar el Terrorismo Internacional” de la resolución de la Asamblea General de la ONU aprobada en 1994 determina que si permanece un criminal de terrorismo internacional en el territorio jurisdiccional de su país, debe arrestarlo y castigarlo en el juicio penal de su país o entregarlo al país dañado para castigarlo severamente.

La cuarta cláusula “Entrega del criminal” del artículo 16 del Convenio de la ONU contra el Crimen Organizado Transnacional estipula: “En el caso de que un país, que toma como condición de entrega la firma del tratado de entrega del criminal, recibe la solicitud de entrega del criminal por parte de otro país que no firmó ese documento, el primero puede considerar el tratado en cuestión como base legal para la entrega en relación con los crímenes que se aplica con esta cláusula.

Como se ha conocido en mayo por la declaración del portavoz del Ministerio de Seguridad Estatal, la traidora Park Geun-hye y la banda de Ri Pyong Ho son diablos sin iguales que merecen el castigo durísimo por sus crímenes de terrorismo estatal de categoría especial cometidos hasta ahora bajo la instigación y control de Estados Unidos, caudillo del terrorismo.

El intento del terrorismo estatal de categoría especial recién revelado deviene el crimen organizado extremadamente grave y vil cometido por el SNI contra nuestra Dirección Suprema. Por lo tanto, sus organizadores directos Park y los cómplices de Ri son delincuentes de categoría especial que deben asumir la responsabilidad penal más dura según la ley penal de la RPDC.

Las autoridades surcoreanas deben entregar sin demora la traidora Park Geun-hye y la banda de Ri Pyong Ho, organizadores del peor terrorismo internacional de categoría especial, a la RPDC de acuerdo con el convenio y reglamentos jurídicos internacionales.

Si dan vista gorda a esta demanda importante relacionada con nuestra máxima dignidad, las mismas autoridades surcoreanas deberán pensar en las influencias malas que se causarán en las futuras relaciones íntercoreanas.

Declaramos que en el caso de que EE.UU. y los títeres surcoreanos vuelvan a intentar otros crímenes de terrorismo estatal de categoría especial contra nuestra Dirección Suprema, castigaremos de inmediato y sin aviso previo a su organizador, cómplices y seguidores según la ley para el tiempo de guerra.

La RPDC y EE.UU. que firmaron el Acuerdo de Armisticio en 1953 están técnicamente en el estado de guerra.

Por tanto, todos los actos hostiles y provocativos contra ambas partes beligerantes se aplican cabalmente con la ley para tiempo de guerra.

De este modo, se tratan según esta ley todos los actos hostiles en las relaciones Norte-Sur de Corea.

Al decir la verdad, el terror contra la Dirección de la contraparte, que está en beligerancia, deviene la extremada provocación militar y nunca puede ser tolerado como crimen de categoría especial capaz de causar la peor situación incluyendo el estallido de guerra.

La RPDC declara oficialmente que si EE.UU. y los títeres surcoreanos vuelven a intentar el crimen de terrorismo estatal de categoría especial contra nuestra Dirección Suprema, perseguirá sin falta a los organizadores, los cómplices y los seguidores y los castigará de inmediato y sin aviso previo según la ley para el tiempo de guerra.

Independientemente de que tal crimen se comete en el interior o el exterior de la RPDC, se ejecutará de inmediato en el terreno el despiadado castigo a nombre del pueblo según las medidas intolerables a nuestro estilo.

Volvemos a aclarar que deben abandonar el sueño de vivir en este mundo todos los quienes se atreven a desafiar a la dignidad suprema de la RPDC.

Si EE.UU. y las autoridades surcoreanas menosprecian estas advertencias nuestras o se desafían a tales medidas rotundas, su precio se pagará con el método físico indetenible con nada.

Los quienes desafían atrevidamente al sol del cielo no podrán evitar el castigo duro.

28 de junio del 106 (2017) de la Era Juche

Pyongyang

Esta entrada fue publicada en EPC, KCNA, KHED DPRK RPDC, PTC, Pyongyang, Sur de Corea, USA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s