Según la cadena surcoreana Yonhap News, los imperialistas norteamericanos introdujeron el día 8 en el cielo surcoreano dos bombarderos estratégicos nucleares B-1B que libraron el entrenamiento de ataque preciso contra la República Popular Democrática de Corea.

Las aeronaves norteamericanas despegadas el mismo día en la base aérea Anderson de la isla Guam, junto con las cazas F-16 de las fuerzas aéreas norteamericanas y las otras F-15K de las fuerzas aéreas surcoreanas, adiestraron en un campo de tiro de la provincia surcoreana de Kangwon el disparo real contra las plataformas de cohetes y las instalaciones subterráneas simuladas de la RPDC.

Luego, los 2 aviones sobrevolaron cercanía de la línea de demarcación militar, amenazando así al país socialista.

Los yanquis y los belicistas surcoreanos dicen que sus acciones militares devienen el “fuerte enfrentamiento” a los reiterados lanzamientos de los cohetes de la RPDC.

 

KCNA