Choe Kwang Chol comenta reciente movimiento militar de EE.UU.

El investigador del Instituto de Estudio de los Asuntos Internacionales, Choe Kang Chol divulgó hoy un artículo condenando a las fuerzas en poder de EE.UU. que hacen esfuerzos desesperados para llevar a fracaso el evento nacional de Corea.

La orientación de mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur de Corea, publicada el día primero del Año Nuevo en la República Popular Democrática de Corea que logró la causa histórica del cumplimiento de las fuerzas armadas nucleares y se convirtió en un Estado estratégico innegable por nadie, viró de repente la situación tan tirante al alivio de la tensión, la paz y la mejora de las relaciones, recordó el escritor y continuó:

Según la propuesta iniciativa y las activas medidas de la RPDC, las conversaciones de alto rango del Norte y el Sur de Corea sostenidas en Phamunjom salieron fructíferas alegrando a todos los coreanos y abriendo la brecha en el mejoramiento de relaciones íntercoreanas.

Sin embargo, las actuales fuerzas en poder de EE.UU. están muy disgustadas por la buena marcha de las relaciones.

Tan pronto como se publicara el histórico Mensaje del Año Nuevo en la RPDC, los politiqueros norteamericanos lo calumniaban como “táctica encaminada a atraer al Sur de Corea y bloquear a EE.UU.” y “acto de sembrar cizaña en las relaciones Sur de Corea-EE.UU.”, diciendo que si terminan los juegos olímpicos, el Norte de Corea puede repetir otra “provocación” de misil.

En vísperas de las conversaciones de alto rango Norte-Sur, amenazaron a las autoridades surcoreanas diciendo que ellas devienen una artimaña destinada a debilitar la sanción y presión luego de separar a Seúl de Washington; es inútil el diálogo que hace flojo la sanción y presión anti-RPDC dirigidas por EE.UU.; el mejoramiento de relaciones íntercoreanas debe ser acompañado con la solución del “problema nuclear del Norte (de Corea)”.

Cuando las conversaciones íntercoreanas de alto rango lograron éxitos inesperados gracias a la magnanimidad y buena fe de la RPDC, Trump y las demás autoridades estadounidenses califican los resultados conjuntos del Norte y el Sur de las “consecuencias” directas de sus presiones anti-RPDC sin precedente.

Es la mala costumbre de EE.UU. meter su nariz en los asuntos coreanos e impedir la mejora de relaciones íntercoreanas exacerbando intencionalmente la tensión de la Península Coreana.

EE.UU. no desea que se aligere la situación de la Península Coreana y se cree un ambiente pacífico en la región de Asia-Pacífico.

Por eso, EE.UU. muestra las peligrosas acciones militares en este momento tan importante para ambas partes coreanas.

Lo más peligroso del caso es que las aventuras militares de EE.UU. se desarrollan no por algún requisito político ni el juicio racional, sino por la ignorancia y la locura de su mandatario histérico.

EE.UU. debe meditar bien.

En la realidad actual, la posición de “superpotencia” del país norteamericano está destruyéndose por su presidente que tiene el nivel de pensamiento pueril y padece de demencia.

La RPDC, potencia nuclear y coheteril de talla mundial, no teme nada ante las aventuras militares de EE.UU.

Para los artilleros de Hwasong de la RPDC, que tienen en su alcance la isla Guam y hasta el territorio principal estadounidense, será fácil sepultar en el mar los portaaviones de EE.UU.

KCNA

Esta entrada fue publicada en Juche, KCNA, KHED DPRK RPDC, Sur de Corea, USA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s