Los coreanos celebran cada año el Día de la Estrella Luz de febrero que les produce irreprimible añoranza hacia el gran Dirigente Kim Jong Il y con este motivo evocan con profunda emoción su brillante vida dedicada en aras del pueblo.

De las huellas de abnegación del Dirigente para el bienestar de los habitantes están impregnados también los lugares de paisaje hermoso y zonas de recreo.

El monte Chilbo

Era en junio de 1996 cuando el Dirigente lo visitó por primera vez.

En la ocasión él expresó que para dar matiz peculiar al famoso monte Chilbo era preciso dotarlo de las carreteras e instalaciones desde donde las visitas pudieran contemplar todos los paisajes de Chilbos interior, exterior y marítimo. Y añadió que en caso de Chilbo interior con muchos parajes sombríos, sus carreteras no debían pavimentarse con cemento y que, por el contrario, en el invierno estarían cubiertas de hielo, causando incomodidades a los visitantes.

En su segundo recorrido por el monte sugirió que sería mejor acondicionar una playa en el área costera de la comuna Pochon que pertenece a Chilbo marítimo, pues tiene poca profundidad y rocas alineadas como si fueran un rompeolas, y escogió su terreno.

Más tarde, estuvo varias veces en el monte Chilbo, oportunidades en que señaló las tareas para convertirlo en una magnífica zona de recreo para el pueblo y tomó medidas detalladas para este fin.

Sus desvelos lo han convertido en un famoso lugar de descanso y recreo.

En el monte Ryong-ak

En enero de 2009 el Dirigente visitó la Zona de Recreo del monte Ryong-ak.

Quedó muy contento al ver que en este lugar pintoresco, conocido desde tiempos inmemoriales como el “monte Kumgang de Pyongyang”, se allanaron decenas de kilómetros de caminos para visitas y se levantaron los pabellones, lagunas artificiales y áreas de juegos y de descanso al aire libre, animando el paisaje natural de la montaña, y recorrió varios puntos durante largo tiempo. Mientras tanto, se propuso subir a su cima, Taebong.

Al oírlo, sus acompañantes quedaron atónitos, pues, para subir monte arriba había que atravesar unas cien escaleras estrechas y escarpadas y, para colmo, aquel día hacía frío acompañando por un fuerte viento y las escaleras estaban cubiertas de hielo.

Le disuadieron que escalara, pero él dijo que por muy escabrosas que fueran las escaleras no podía retroceder, ya que tenía que verse con el asunto de acondicionar una zona de recreo para la población, y continuó su camino a la cabeza.

Una vez en la cúspide, contemplando el panorama de Pyongyang tan hermoso como un cuadro, se mostró muy alegre expresando que el Ryong-ak es pintoresco y mucho más lo es porque desde allí se puede ver mil paisajes.

Así, el Dirigente se desveló para el bienestar de los habitantes considerándolo como su dicha, como su alegría.

En un domingo invernal

El domingo 4 de diciembre de 2011, el Dirigente estuvo en el área de atracciones del Parque Juventud de Kaeson.

Recorrió varios puntos de dicho centro de servicios, ocasión en que se informó con lujo de detalles de su funcionamiento y mantenimiento. Para cerciorarse de la puesta en funcionamiento de las instalaciones de diversiones invitó a sus acompañantes a montar varios aparatos como el columpio giratorio, el triple aparato giratorio y el giratorio orbital,

Lo importante en el funcionamiento del área de atracciones es efectuar con responsabilidad la inspección y mantenimiento de las instalaciones recreativas y de juegos, opinó y subrayó la necesidad de conceder atención a la preservación de estos equipos y su administración técnica y normalizar su funcionamiento para que los visitantes no sintieran incomodidades. Además, dio sugerencias referentes a la red de servicios que se hallan en el recinto del parque.

Los trabajadores del lugar estuvieron preocupados por su salud insinuándole que no debía venir aquí en un día tan frío y de furioso viento como ese. El mandatario dijo sonriente que debía visitarlo en el día de mal tiempo para que los habitantes lo hicieran en el de buen tiempo.

Gracias a su infinito amor, en esta área de atracciones cita al pie de la colina Moran resuenan hoy las risas de alegría y canciones del pueblo.

 

Naenara