En el histórico Pleno de Abril de 2018 del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea, fue proclamada la victoria de la línea de desarrollo paralelo y fue presentada la nueva línea estratégica de concentrar todas las fuerzas en la construcción de la economía socialista.

Esto es un jalón de la revolución que iluminó el camino de la independencia, el de la victoria socialista, que Corea vino manteniendo constantemente, y deviene la manifestación de la fe y la voluntad del heroico pueblo coreano para lograr la victoria final bajo la dirección del Máximo Dirigente Kim Jong Un.

En el Pleno de Marzo de 2013, el Partido del Trabajo de Corea había presentado la línea revolucionaria y estratégica sobre el desarrollo paralelo de la construcción económica y la de las fuerzas armadas nucleares, partiendo de la demanda de la situación dada y el desarrollo de la revolución.

En la trayectoria del desarrollo paralelo, el PTC atravesó múltiples dificultades con la firme confianza en la justeza de su causa y en el pueblo.

Gran poderío de la unidad monolítica entre el Partido y todo el pueblo hace frustrar las inauditas maniobras de sanción y presión de las fuerzas hostiles y lograr en menos de 5 años las victorias milagrosas que otros no pueden lograrlas aun en varios decenios, de manera que nuestro Estado se convirtió en la potencia nuclear de talla mundial y se logró considerable avance en la construcción económica.

Gracias a la gran victoria de la línea de desarrollo paralelo, fue concluida exitosamente la lucha tenaz del pueblo coreano por disponer del medio todopoderoso para la defensa de la paz y se cumplió la importante meta estratégica que se presenta primordialmente en la construcción del Estado socialista próspero.

La nueva línea estratégica presentada por el PTC es el otro medio todopoderoso y el plan majestuoso para abrir la más elevada etapa histórica de la revolución y acelerar su avance. Es decir, la RPDC está acercándose a la victoria final.

La victoria de la línea de desarrollo paralelo es un evento político que se registró con letras mayúsculas no sólo en la historia de nuestro Estado y pueblo sino también en la lucha de la humanidad progresista aspirante a la independencia.

El pueblo coreano, que logró a duras penas la victoria de la línea de desarrollo paralelo, avanza con vigor hacia la victoria final de la construcción socialista con la convicción y el optimismo de que no está lejos el futuro radiante.

KCNA