El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se realizaron de modo relámpago el día 26 de mayo del 107 (2018) de la Era Juche el histórico 4º encuentro y conversaciones Cumbre Norte-Sur en el Pabellón de Thongil de la zona de la parte norteña de Phanmunjom.

En el pabellón, el Máximo Dirigente Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea y del Comité de Estado de la RPDC, se reunió y sostuvo conversaciones con el Presidente surcoreano Moon Jae In.

Se realizó otra vez al cabo de 29 días el significado encuentro de los máximos líderes de ambas partes coreanas en Phanmunjom, tierra de la historia que ha acaparado la atención mundial como el símbolo de la paz que abrió nueva partida de relaciones íntercoreanas y nueva era de la reconciliación y la unidad.

En el pabellón estaban alineados los guardias de honor del Ejército Popular de Corea para recibir al Presidente surcoreano.

El Máximo Dirigente Kim Jong Un recibió cordialmente al Presidente Moon Jae In quien llegó al pabellón de la zona de parte norteña cruzando la línea divisora de Phanmunjom, e intercambió el saludo.

Llenos de la alegría de haber reunidos otra vez en un mes apenas en el histórico lugar, los máximos líderes coreanos apretaron la mano.

Antes de las conversaciones, el Presidente surcoreano escribió en el libro de visitantes a Phanmunjom como lo siguiente: “¡La paz y la prosperidad de la Península Coreana, junto con el Presidente de la República Popular Democrática de Corea Kim Jong Un! 2018. 5. 26. Presidente de la República de Corea Moon Jae In”.

Para conmemorar la histórica 4ª Cumbre Norte-Sur, el Máximo Dirigente Kim Jong Un y el Presidente Moon Jae In tomaron una foto apretando la mano.

El Máximo Dirigente compartió complacencia con los acompañantes del Presidente surcoreano estrechando una por una sus manos.

Seguidamente, se efectuaron las conversaciones entre Kim Jong Un y Moon Jae In.

Estuvieron presentes por la parte norteña Kim Yong Chol, vicepresidente del Comité Central del PTC y, por la surcoreana, So Hun, presidente del Servicio Nacional de Inteligencia.

En la ocasión se intercambiaron los criterios sobre los problemas de implementar a toda prisa la Declaración de Phanmunjom aprobada en la III Cumbre, realizar la desnuclearización de la Península Coreana y lograr la paz, la seguridad y la prosperidad de la región y los otros que afrontan actualmente ambas partes coreanas, y sobre la apertura exitosa de la Cumbre RPDC-EE.UU.

Kim Jong Un y Moon Jae In acordaron una opinión de que ambas partes deben confiar en sí, prestar atenciones y esforzarse en común para que se implemente cuanto antes la Declaración de Phanmunjom que refleja el unánime deseo de todos los coreanos.

Llegaron a un acuerdo los problemas de sostener el día primero de junio que viene las conversaciones de alto rango Norte-Sur e impulsar sucesiva y aceleradamente las conversaciones por sectores inclusive las de autoridades militares y las de cruz roja.

Tras exponer sus voluntades de empeñarse en común por la desnuclearización de la Península Coreana, intercambiaron la opinión de encontrarse a menudo para activar el diálogo y aunar la inteligencia y fuerzas.

El Máximo Dirigente expresó agradecimiento al Presidente surcoreano quien hizo todos sus esfuerzos para la Cumbre RPDC-EE.UU, prefijada para el 12 de junio, y manifestó su firme voluntad sobre esta cita histórica.

Subrayó la necesidad de cooperarse activamente en el futuro también para la mejora de las relaciones entre RPDC y EE.UU. y el establecimiento del sistema de la paz permanente y duradera en la Península Coreana.

Kim Jong Un y Moon Jae In llegaron a un acuerdo satisfactorio en los problemas discutidos en las conversaciones.

Luego de abrazar con el Presidente surcoreano, el Máximo Dirigente comprometió el día de próximo encuentro e intercambió el saludo de despedida.

En el presente encuentro, los máximos dirigentes de ambas partes coreanas realizaron diálogo franco y sincero luego de escuchar las opiniones respectivas sobre los importantes problemas pendientes, lo que servirá de otro motivo histórico que abre nueva página en el desarrollo de relaciones íntercoreanas.

La IV Cumbre Norte-Sur, sostenida otra vez en Phanmunjom que se registró en la historia como símbolo de la reconciliación y la unidad de la nación, la paz y la prosperidad, dará a todos los coreanos la nueva esperanza y ánimo.

 

KCNA