El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea y del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, recibió el día 5 en la sede del CC del PTC a los miembros de la delegación del enviado especial del Presidente surcoreano Moon Jae In, que realizó una visita a Pyongyang.

El Máximo Dirigente acogió con placer a Jong Ui Yong, jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Chongwadae, So Hun, presidente del Servicio Nacional de Inteligencia, Chon Hae Song, viceministro de Unificación, Kim Sang Gyun, vicepresidente del Servicio Nacional de Inteligencia, y Yun Kon Yong, jefe de la Oficina de Situación de Asuntos Estatales, quienes visitaron a esta capital como integrantes de la delegación del enviado especial del Presidente surcoreano, y les dio calurosa bienvenida.

Estuvo presente en la ocasión Kim Yong Chol, vicepresidente del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea.

El Máximo Dirigente se fotografió junto con los miembros de la delegación surcoreana.

Los miembros de la delegación surcoreana expresaron sincero agradecimiento al Máximo Dirigente por haberles acogido tan pronto y cordialmente aunque está muy ocupado de los asuntos estatales.

Jong Ui Yong, enviado especial del presidente surcoreano, trasladó cortésmente al Máximo Dirigente la carta personal del Presidente surcoreano.

Luego de leer la misiva, Kim Jong Un expresó agradecimiento por haberle enviado esta carta excelente en que al evaluar nuevo avance de las relaciones íntercoreanas, el Presidente surcoreano manifestó la firme voluntad de forjar el futuro maravilloso de la nación coreana superando con inteligencia muchos desafíos en el futuro también.

Manifestó apoyo total y consentimiento a la decisión del Presidente surcoreano y dijo que es invariable su decisión de dar lo más pronto posible a la nación coreana el buen resultado, al hacer todo lo posible sin olvidar la misión asumida ante la nación y la esperanza que ésta le deposita.

Aprovechando la oportunidad, encomendó que transmitiera su cordial saludo al Presidente surcoreano.

El Máximo Dirigente recordó con gran orgullo el hecho de que se corrigieron las trágicas relaciones entre ambas partes coreanas, congeladas durante largo tiempo, y se lograron los significativos y excelentes éxitos para la reconciliación de la nación y la paz, al escenificar en el presente año los momentos dramáticos imprevisibles por nadie y llegar a los buenos acuerdos, gracias a los esfuerzos sinceros realizados junto con el Presidente surcoreano estrechando las manos y las decisiones audaces.

Subrayó que evalúa altamente la sinceridad y los esfuerzos del Presidente surcoreano, dedicados para preparar la Cumbre RPDC-EE.UU., efectuada por primera vez en la historia, y lo piensa siempre con gratitud.

Expresó alegría de que después de la histórica Cumbre de Phanmunjom, tuvieron lugar los contactos de trabajo de varios sectores entre ambas partes coreanas, se realizaron los encuentros de los familiares y parientes separados y marchan bien las conversaciones militares Norte-Sur y los trabajos para la instalación de la Oficina Conjunta de Enlace Norte-Sur.

Destacó la necesidad de llevar adelante sin desviación alguna las relaciones íntercoreanas, que entraron con pasos firmes en la nueva órbita de paz, reconciliación y cooperación, apreciando todos los éxitos preparados por el Norte y el Sur de Corea con manos tomadas firmemente.

El Máximo Dirigente y los miembros de la delegación surcoreana llegaron a un acuerdo satisfactorio, luego de intercambiar profundas opiniones sobre el programa y los puntos de discusión, referentes a la Cumbre Norte-Sur de Pyongyang prevista para septiembre.

Y departió con franqueza sobre muchos problemas pendientes en el desarrollo continuo y acelerado de los vínculos íntercoreanos y en el aseguramiento de la paz y estabilidad de la Península Coreana.

Reafirmó su voluntad de desnuclearización diciendo que son nuestra firme posición y su decisión eliminar en la Península Coreana todos los peligros de choque armado y el temor a la guerra y convertir esta tierra en un terreno pacífico sin armas nucleares ni amenaza nuclear. Y finalizó exhortando a los esfuerzos más activos de ambas partes coreanas por la desnuclearización de la Península Coreana.

Transcurrieron en una atmósfera fraternal y cordial las conversaciones entre el Máximo Dirigente y la delegación del enviado especial del Presidente surcoreano Moon Jae In.

 

KCNA