Escudo nacional de la RPDC

El escudo de la RPDC consta de una central hidroeléctrica, el Paektu, monte sagrado de Corea en el fondo, y de una estrella roja de cinco puntas en la parte superior, orlados de espigas de arroz en forma ovalada con una cinta roja trenzada, en la cual aparece la inscripción: “República Popular Democrática de Corea”.

El Paektu, la estrella roja y sus rayos simbolizan las relevantes tradiciones revolucionarias de la gloriosa Lucha Revolucionaria Antijaponesa heredadas por el gobierno de la RPDC y la prometedora perspectiva de nuestro pueblo de avanzar con pasos firmes por la reunificación e independencia de la patria y la victoria de la causa socialista.

La central hidroeléctrica y las espigas de arroz representan el poderío de la industria y agricultura de la RPDC y su perspectiva de desarrollo, así como, el proyecto de construir el socialismo y una poderosa economía nacional autosuficiente.

La forma ovalada con la cinta roja refleja la perpetuidad de la inquebrantable cohesión y unión de nuestro pueblo aglutinado en torno al Partido y líder.


Historia del escudo nacional

El escudo nacional es el emblema del Estado que refleja la historia y tradiciones de cada país y el anhelo y aspiración de su pueblo.

En los días de la construcción de una nueva patria, inmediatamente después de liberado el país, el camarada Kim Il Sung prestó una profunda atención a instituir el escudo del Estado que se fundaría.

Él consideró que el escudo nacional debía tener la forma nueva y coreana que reflejara claramente el espíritu coreano en el sentido de que Corea que no había tenido hasta el nombre estatal por ser privada totalmente de su soberanía por el imperialismo japonés renaciera como un Estado soberano e independiente, o sea, uno que describiera la figura del pueblo coreano que luchaba con firmeza por la plena independencia y el progreso del país heredando las tradiciones antijaponesas.

Kim Il Sung recalcó que era muy importante mostrar simbólicamente el hecho de que la RPDC era un digno Estado soberano e independiente, aconsejando insertar en el emblema una estrella de cinco puntas como símbolo de la victoria y una mayor cantidad de espigas de arroz.

Kim Jong Suk, Heroína Antijaponesa, se refirió a la necesidad de reflejar en el escudo el proyecto de la edificación de una nueva patria planteado por el Líder de modo que aquello fuera aceptable para todos los compatriotas del Norte y el Sur.

Una   vez   proyectado   el   primer  diseño  del  escudo, Kim Il Sung y Kim Jong Suk sugirieron representar en su centro una central hidroeléctrica y una torre de alta tensión en lugar de alto horno.

Así se dio a la luz el escudo de la RPDC bajo la meticulosa conducción de Kim Il Sung.